Altas temperaturas y Covid-19 – El Mostrador

20

Al analizar el comportamiento del virus a nivel internacional, podemos apreciar que este no desaparece en la época estival, tal como sucede con las diversas cepas de la influenza y otros virus respiratorios que se hacen presentes durante otoño e invierno y con el aumento de las temperaturas disminuyen significativamente su incidencia en la población. Sin embargo, la comunidad científica ha demostrado que los altos índices de radiación ultravioleta pueden provocar la muerte del virus, produciendo que los espacios al aire libre sean más seguros para desarrollar actividades respetando siempre las medidas sanitarias.
Mientras no exista una vacuna vamos a tener que aprender a convivir con Covid- 19, lo que implica llevar a cabo todas las estrategias de prevención, especialmente con el desconfinamiento progresivo que exige una mayor responsabilidad individual y colectiva. Es fundamental continuar respetando las normas de distanciamiento físico, uso de mascarilla, lavado frecuente de manos con agua y jabón, aplicación de alcohol gel, entre otras tantas medidas de prevención.
Es relevante que aprendamos de las experiencias de otros países para evitar los posibles rebrotes, considerando el aumento de la movilidad con los viajes interregionales en comunas que se encuentren en fase 3 o superior. Además, es fundamental que la autoridad sanitaria continúe con la estrategia de testeos preventivos de Covid-19, mejorar la trazabilidad, asegurar el aislamiento de los casos confirmados y cuarentena preventiva de los contactos estrechos de estos.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Fuente

Opina sobre este artículo