Antetokounmpo emula a Jordan y corona campeón de la NBA a Milwaukee Bucks | Deportes

96


Antetokounmpo con el trofeo al mejor jugador de la final entre los Bucks y los SunsJONATHAN DANIEL / AFPGiannis Antetokounmpo culminó su extraordinaria carrera con el partido soñado. El jugador griego se consagró con una actuación digna de los más grandes, de Michael Jordan o de LeBron James. Sus 50 puntos, 14 rebotes y cinco tapones fueron determinantes para cerrar la final, tanto como lo fue durante toda la temporada y durante los últimos años en los que se ha convertido en el líder indiscutible de los Bucks y una de las grandes estrellas de la NBA. Los Bucks cerraron la final con su cuarto triunfo ante Phoenix (105-98) y rubricaron la gran remontada porque los Suns ganaron los dos primeros encuentros de la serie.Más informaciónAntetokounmpo sumó 16 aciertos en los 25 tiros de campo que lanzó y destacó sobre todo al convertir 17 de los 19 tiros libres de los que dispuso. Era su gran asignatura pendiente porque durante los playoffs solo promediaba un 55% de acierto desde la línea de tiros libres y a menudo las aficiones rivales, con sus gritos y sus cánticos, le ridiculizaron cuando se disponía a ejecutar este tipo de lanzamientos. Fue el tercer partido de la final en que el jugador griego obtuvo al menos 40 puntos y 10 rebotes. Khris Middleton acompañó la gran actuación de Anteto con 17 puntos, Bobby Portis, saliendo desde el banquillo añadió 16, y Jrue Holiday obtuvo 12 puntos, 11 assistencias y 9 rebotes además de defender con mucha eficacia a Devin Booker.Chris Paul, otro de los grandes de la Liga, volvió a quedarse, a sus 36 años, con la miel en los labios. Lleva 16 temporadas en la Liga y es una de sus principales figuras, pero no ha conseguido el anillo con ninguno de los equipos aspirantes en los que militó, ni con los Houston Rockets, ni con los Clippers, ni con Oklahoma City, ni ahora con Phoenix Suns, la formación en la que relevó esta temporada a Ricky Rubio. Paul fue el mejor de su equipo en el sexto partido ante los Bucks, con 26 puntos. Devin Booker, otra de las figuras de los Suns, falló más de lo habitual en él. No anotó ninguno los siete triples que lanzó y se quedó en 19 puntos con una tarjeta de 8 aciertos en 22 tiros de campo.Anteto, que naturalmente fue proclamado el MVP de la final, dio a los Bucks el segundo título en su historia. El anterior fue hace 50 años, en 1971, cuando el equipo que lideraban Kareem Abdul-Jabbar y Oscar Robertson barrieron en la final a Baltimore Bullets por 4-0.La historia de superación Anteto, en su vida personal y en su carrera como jugador de baloncesto, es admirable. Nació en Atenas hace 26 años, hijo de inmigrantes nigerianos y hasta que cumplió los 18, ni él ni sus cuatro hermanos –Thanasis también juega en los Bucks y se proclamó campeón- obtuvieron la ciudadanía griega. Aquel chaval que llegó a vender CDs y DVDs por las calles del difícil barrio de Sepolia en el que creció y que temía ser detenido porque carecía de pasaporte, creció hasta los 2,11 metros y se convirtió en un jugador portentoso, capaz de brillar en todos los aspectos del juego.Su salto a la NBA fue fulgurante e inesperado. Se produjo en 2013. Tenía 19 años y pasó de jugar en la Segunda División griega con el Filathlitikos a ser traspasado al CAI Zaragoza, donde no llegó a jugar porque los Bucks lo contrataron de inmediato. Su progresión en la NBA fue vertiginosa. Después de una primera temporada en la que solo fue titular en 23 ocasiones y promedió 6,8 puntos y 4,4 rebotes, y de empezar a progresar en las dos siguientes dio el gran salto en la 2016-2017 en la que recibió el premio al jugador que más mejoró. Ya promedió 22,9 puntos y 8,8 rebotes. A partir de ahí, se afianzó como uno de los mejores jugadores de la NBA y obtuvo dos títulos que así lo acreditan porque fue designado el MVP en 2019 y 2020. Le faltaba lo mismo que a otras muchas figuras, el título de campeón. Lo consiguió ante Phoenix y se consagró con una actuación extraordinaria durante todos los playoffs y que culminó en el partido que dio el título a los Bucks.“Quiero agradecer a Milwaukee por creer en mí”, dijo Giannis en la cancha tras consumar la consecución del título y era aclamado por el público. “Mis compañeros de equipo jugaron duro cada partido. Confié en este equipo. Quería hacerlo aquí en esta ciudad. Quería hacerlo con estos muchachos, así que estoy feliz”. Agradeció uno por uno a todos sus compañeros y se detuvo especialmente con Khris Middleton: “Lo hemos conseguido. Este tipo realmente no sabe cuánto me presionó. Me empujó todos los días a ser genial, a ser una gran persona. Estoy feliz de poder pisar la cancha con este tipo y jugar cada minuto con él”.Milwaukee, 105; Phoenix, 98 (4-2)Milwaukee: Holiday (12), Middleton (17), Tucker (0), Antetokounmpo (50), Brook Lopez (10) –equipo inicial-; Connaughton (0), Teague (0) y Portis (16).Phoenix: Chris Paul (26), Booker (19), Bridges (7), Crowder (15), Ayton (12) –equipo inicial-; Craig (0), C. Johnson (3), Kaminsky (6) y Payne (10).Parciales: 29-16, 13-31, 35-30 y 28-21.Fiserv Forum de Mlwaukee. 17.397 espectadores.Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Fuente

Opina sobre este artículo