Axel Callís sobre la dispersión opositora para la constituyente: “Es una farra histórica para el mundo político del Apruebo”

29

La unida de la derecha y la dispersión de listas de la oposición marcarán las elecciones de la Convención Constitucional del 11 de abril, quizás los comicios más importantes desde el retorno a la democracia en Chile.
Para el analista y director de Tú Influyes, Axel Callís, el episodio de ayer fue toda una “paradoja, donde la  oposición, supuestamente comunitaria y colectiva, operó en inscripción de candidatos con lógica esencialmente individualista, en cambio, la derecha supuestamente individualista, operó colaborativamente, logrando su unidad”.
En efecto, porque en la derecha Chile Vamos irá en conjunto con el Partido Republicano, pese a la resistencia de sectores del PRI y Evópoli a pactar con el partido de José Antonio Kast, mientras la oposición se dividió en dos grandes listas -Unidad Constituyente y Chile Digno-Frete Amplio por el otro- además de otras listas del Partido Humanista, la del Partido Ecologista Verde, la de Unión Patriótica de Eduardo Artés, además de listas de independientes y movimientos sociales, y candidaturas individuales de independientes.
A juicio de Callís, la falta de unidad representa una farra histórica para el mundo político del Apruebo”, porque “la dispersión le garantiza sobrerrepresentación a la derecha y por lo tanto el sueño de los dos tercios está más lejos que nunca”.
Desde la oposición intentaron una serie de explicaciones para justificar la división, como el argumento de que a más listas hay mayor posibilidad de representar el pluralismo del sector, como señaló el timonel de la DC Fuad Chahin. Pero Callís refuta dicho análisis. “Esa es una falacia, no es sostenible esa afirmación, los electores son los mismos no es que la competencia sea virtuosa, porque esa competencia no atrae más electores”, señala.
De acuerdo al analista, la dispersión opositora solo deja en evidencia que sus dirigencias “no aquilataron la importancia de la nueva Constitución, como sí lo hizo el mundo independiente y la derecha, que así también lo entiende y logra una unidad casi ‘artificial’ entre Chile Vamos con Republicanos (…)  Esta es la paradoja de la decadencia de los partidos  de centroizquierda e izquierda”, añade.
Dicha “decadencia” opositora se extiende también a la dispersión que quedó en evidencia en los otros comicios, con negociaciones de última hora que no fructificaron y que terminaron por ejemplo en la división también a nivel de la lista de alcaldes. Si bien Unidad Constituyente tenía contemplado competir en una sola lista, finalmente la falta de acuerdo entre DC y PS terminó por arrojar un escenario de dos listas separadas.
Falta de elenco propio
De los más de 22 mil candidatos inscritos ayer ante el Servel, para las elecciones de alcaldes, concejales, gobernadores regionales y convencionales constitucionales, un poco más de 3.100 postulantes postularán a los comicios del órgano encargado de la redacción de la Nueva Constitución.
A la hora de inscribir sus candidatos, llamó la atención en los partidos de la oposición la falta de elenco de militantes para llenar los cupos y los nombres calados como René Cortázar, Carlos Ominami, Jorge Insunza y Paola Tapia a lo que recurrieron para conformar sus listas.
Según Axel Callís, al revisar las nóminas, “definitivamente hay más frescura en los partidos que llevan los independientes que los militantes”. “Los partidos echaron mano al pasado, hay mucha más reputación, más frescura en los candidatos independientes que llevan los partidos de oposición que en sus propios militantes. Salvo algunas honrosas excepciones, la cantidad de militantes destacados en la oposición lloran por su ausencia. Los independientes que van en listas de partidos de oposición dejan en evidencia lo devaluada que está la militancia de esos partidos”, indica.
“En los partidos de la centroizquierda e izquierda hay un deterioro de renovación, no hay capacidad de presentar nuevos nombres, todos son conocidos del pasado, y esa es una fotografía muy nítida de la crisis del sector. La dispersión en varias listas, la falta de elenco propio, las primarias, todos es un pack ‘Sálvese quien pueda’, y de operar con lógicas individualistas en vez de colaborar”, añade.
Con todo, advierte que no se vislumbra una “revolución de independientes”, porque al final se firmaron alrededor de 480 mil patrocinios, que es una cifra similar a la que participó en la última primaria de gobernadores. “No hay que volverse locos con que va a haber una revolución de independientes, donde lo partidos van a desaparecer”, señala.
Otro factor a tomar en cuenta es el escenario de “saturación mediática” de elecciones, donde “la elite y en la Región Metropolitana está más preocupada de la elección de la Convención Constitucional, pero en el 70%-80% de las comunas  es más importante la elección del alcaldes, porque  su suerte en términos socioeconómicos está más ligado al alcalde que al constituyente”.

Fuente

Opina sobre este artículo