caos de organización y as

23

Los primeros Juegos Olímpicos disputados en Sudamérica no fueron precisamente un éxito de organización, con muchos problemas extradeportivos. Eso sí, el desastre que parecía que iba a ser a pocos meses de su celebración, con muchas instalaciones aún por acabar, finalmente no fue tan exagerado y los logros deportivos lo taparon todo. Tampoco hubo ni rastro del Zika, tan temido unos meses antes. Michael Phelps finalmente participó en Río, con 31 años, pese a su retiro de la natación tras Londres 2012. El tiburón de Baltimore sumó otras seis medallas en 2016 para finalizar su carrera como el mejor nadador de todos los tiempos: 28 preseas olímpicas, 23 de ellas de oro, tres de plata y dos de bronce, muchas más que algunos países en toda su historia. Otra gran leyenda olímpica, Usain Bolt, también anunció su retirada de los Juegos. Lo hizo de la escena olímpica, y lo hizo con otros tres oros: los 100 metros lisos, los 200 y el relevo 4×100. Su tercer triplete consecutivo en los Juegos le convierten, sin duda, en el mejor velocista de la historia. Además, hubo 10 atletas refugiados, Kosovo debutó como país, Fehaid Aldeehani se convirtió en el primer deportista en conseguir una medalla de oro bajo la bandera de independiente y el golf volvió a unos Juegos. Medallas españolas de mucho valor17 fueron las medallas logradas por la delegación española, siete de ellas de oro: Carolina Marín (bádminton), Ruth Beitia (salto de altura), Mireia Belmonte (200 mariposa), Rafa Nadal y Marc López (dobles de tenis) y Saúl Craviotto/Cristian Toro, Marcus Walz y Maialen Chourraut (piragüismo). También brilló el baloncesto (plata las chicas, bronce los chicos), además de que Mireia Belmonte y Saúl Craviotto se fueron con dos medallas (un oro y un bronce). 

Fuente

Opina sobre este artículo