Castilla y León suspende el uso de AstraZeneca: “¡Parad la vacunación!” | Sociedad

10


Un centro de vacunación cerrado en Valladolid este miércoles, tras la suspensión cautelar del uso de dosis de AstraZeneca.NACHO GALLEGO / EFELa Junta de Castilla y León ha paralizado cautelarmente este miércoles la vacunación con dosis de AstraZeneca, en espera de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) anuncie esta tarde el resultado de su reevaluación de los posibles riesgos de trombos asociados al fármaco. La Consejería de Sanidad ha esgrimido el “principio de precaución que ha de regir la gestión de alarmas y riesgos en cualquier medicamento” para suspender un proceso que estaba a punto de comenzar en varios centros de salud o espacios habilitados para las inmunizaciones masivas, y apenas unas horas antes de que se haga pública la resolución de la EMA.Más informaciónLa consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha amparado la suspensión en “las noticias que recibíamos esta mañana sobre el posible cambio de decisión de la EMA para primar la seguridad del paciente”. Según la consejera, la detención temporal se ha adoptado “hasta conocer el dictamen de la EMA, la postura de la comisión de vacunas del ministerio y tener postura común en el consejo interterritorial”. La protección de los pacientes, ha insistido, ha guiado sus movimientos para evitar arriesgarse “a usar un fármaco con riesgo a reacciones adversas”. “Los efectos adversos son mínimos, pero hasta no tener toda la información decidimos ser cautos”, ha añadido, y se ha disculpado por las molestias ocasionadas.La decisión ha sido criticada por la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, que ha recordado que las decisiones de qué vacunas, con qué criterio sanitario, a qué tramos de edad y en qué calendario se administran “corresponden al Consejo Interterritorial de Salud y está decidido, no le corresponde a ninguna comunidad autónoma”. La consejera castellanoleonesa ha asegurado, en una entrevista en RNE, que comunicó a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, la decisión de suspender la vacunación y que esta le respondió que era su competencia.Los expertos consultados también han criticado con dureza la decisión unilateral de Castilla y León de paralizar cautelarmente la vacunación con el fármaco de AstraZeneca. “No hay justificación para que haga esto. La decisión es demasiado prudente y tiene un coste: crear más incertidumbre entre la población”, valora Daniel López-Acuña, exdirector de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Coincide Amós García, presidente de la Asociación Española de Vacunología y miembro de la Ponencia de Vacunas que asesora al Gobierno en la estrategia de vacunación contra la covid: “Que un territorio de un país tome una decisión de este calado de forma unilateral sin haberlo consultado con el resto de comunidades y sin esperar a la resolución de la EMA no es el proceder más razonable. Hay que ir con pies de plomo”.La vacuna de AstraZeneca es la que se está utilizando en menores de 65 años ―edad hasta la que se ha autorizado su uso en España―, para colectivos como los docentes o los policías, entre otros. Los países de la UE aguardan los resultados de la reunión del Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia de la EMA, que deberá proporcionar una “recomendación actualizada” tras analizar los episodios raros de trombosis que le han trasladado las autoridades sanitarias nacionales. Varios países, entre ellos España, ya habían suspendido hace unas semanas la campaña con este fármaco tras las primeras noticias de trombos, aunque la mayoría la habían reanudado después de una primera evaluación del organismo comunitario el 18 de marzo, que defendió que es efectiva y segura y que los beneficios son superiores a los posibles riesgos. Sin embargo, este martes, el jefe de estrategia de vacunas, Marco Cavaleri, afirmó a título personal en una entrevista al diario italiano Il Messaggero que “está claro que hay un vínculo con la vacuna, que provoca esa reacción”, si bien añadió que la agencia aún no ha sabido hallar una explicación al respecto.“Ha sido bastante anómalo dimensionar excesivamente las declaraciones de un funcionario particular antes de que se produzca un dictamen por parte de la EMA. Por palabras sacadas de contexto se llegó a la conclusión de que hay un problema. Pero, por ahora, no hay un perfil claro de riesgo y los beneficios son mayores que los riesgos”, insiste López-Acuña. Los expertos dudan de que la recomendación de la agencia europea pase por una suspensión cautelar del uso del fármaco, pero instan, en cualquier caso, a que la EMA sea más “clara y categórica” en su resolución. “Me parece impresentable que la EMA no se haya pronunciado con rotundidad antes. Si te pronuncias de manera ambigua, haces que cada cual tire por su lado. El beneficio sigue siendo mayor que el riesgo, aunque el riesgo cero no existe”, zanja García.Sorpresa y confusiónLa noticia de la suspensión ha sorprendido en los lugares habilitados para las inyecciones masivas, donde miles de personas en toda la comunidad aguardaban para recibir el pinchazo. Una de las instalaciones más grandes adaptadas para esta función es el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, donde una enfermera, que prefiere no dar su nombre, cuenta que, cuando estaban a punto de comenzar con las inyecciones del día, el coordinador ha gritado “¡Parad la vacunación!”. La orden ha sorprendido y desagradado tanto a los profesionales sanitarios como a la población citada. “Íbamos a empezar a vacunar, estábamos casi en posición y han dicho de repente ‘Parad, parad, parad”, explica la enfermera, que lleva varios días en el Miguel Delibes atendiendo a cientos de personas.La sanitaria explica que tanto ella como otras enfermeras se han dirigido inmediatamente a otros centros de salud de Valladolid para ayudar en otras vacunaciones. La gente convocada ha tenido que irse, algo que no comprende esta sanitaria: “Estamos enfadados por cómo se hacen las cosas y por lo que se dice con la gente presente y cómo dan la información”. Para ella, esta clase de interrupciones repentinas “crean miedo, ya veremos si la gente a la que han echado hoy viene mañana a vacunarse”. Los cálculos oficiales de inmunizar al 70% de la población española para verano, cree, son difíciles de conseguir con esta clase de parones repentinos.La sensación que ha percibido esta enfermera es de confusión, con muchas dudas sobre cómo van a ser convocados de nuevo, pero “lo han tenido que aceptar”. “Veo todos los días que vacunamos con AstraZeneca comentarios preguntando cuál es la vacuna que reciben, hablan de los trombos…”, lamenta la enfermera, que piensa que hay mucho desconocimiento. “Tenemos poco tiempo para hablar con ellos, pero cuando vienen intentamos darles la información correcta y que ellos elijan libremente, pero hay gente de repente que tiene miedo y se va”.Con información de Jessica Mouzo.

Fuente

Opina sobre este artículo