China impone un fuerte límite de gastos para pinchar la burbuja de su fútbol

65

La Asociación China de Fútbol (CFA), la federación del país asiático, anunció los límites salariales más estrictos hasta la fecha para tratar de poner fin al gasto desenfrenado por parte de los clubes nacionales.
En un anuncio publicado en su página web, el organismo rector del balompié chino especifica que los jugadores extranjeros en clubes de la Superliga, la máxima división del país, no podrán ganar más de 3 millones de euros brutos al año.
Esta cantidad podría suponer el fin definitivo de los fichajes de relumbrón en China: por ejemplo, según las informaciones publicadas a finales de 2016, el argentino Carlos Tévez llegó al Shanghai Shenhua con un salario de unos 38,3 millones de euros por cada una de las dos temporadas por las que firmó.
Asimismo, la federación china limitará a 600 millones de yuanes (75,4 millones de euros) el gasto anual de cada escuadra, a los que se podrán añadir otros 10 millones de euros para hacer frente a las fichas de los jugadores foráneos.
En la Superliga juegan futbolistas conocidos como Oscar, Paulinho, Bakambu, El Shaarawi, Hamsik o Fellaini, y en el pasado también la disputaron otras estrellas como Drogba, Mascherano, Anelka o Hulk.
Según la agencia oficial de noticias Xinhua, en la temporada 2018 cada club gastó en torno a 1.100 millones de yuanes (138,3 millones de euros), incurriendo la mayoría de ellos en pérdidas, por lo que la nueva normativa supone un importante ajuste al que tendrán que enfrentarse los equipos del país.
Para los futbolistas chinos de la Superliga, el salario anual no podrá exceder los 5 millones de yuanes (unos 630.000 euros).
“El gasto por equipo en la Superliga es diez veces superior al de la K-League surcoreana y tres veces mayor que el de la J-League japonesa. Sin embargo, nuestra selección está muy por detrás. Las burbujas no solo afectan al presente del fútbol chino sino que también dañan su futuro”, explicó el presidente de la CFA, Chen Xuyuan.

Si bien los equipos ahora tendrán que firmar nuevos contratos con sus jugadores, la federación permitirá que la diferencia con sus emolumentos actuales les sea abonada en concepto de primas durante un máximo de tres años, cantidades que en ese período no serán tenidas en cuenta en los límites de gasto.
Los clubes con una masa salarial superior a la permitida se enfrentarán a la pérdida de entre 6 y 24 puntos, y los jugadores que cobren más de lo estipulado no podrán participar en los encuentros de la Superliga.
Asimismo, si las autoridades detectan que algún equipo está cometiendo fraude documental para atraer a jugadores pagándoles un extra bajo cuerda, el club en cuestión será descendido de categoría y los futbolistas involucrados, sancionados por dos años sin jugar.
“Da igual cómo de grande sea un club o cómo de famoso sea un jugador, seguiremos las normativas sin excepciones”, advirtió Chen.
En la segunda división del país, la China League One, donde también juegan numerosos extranjeros, los futbolistas foráneos no podrán cobrar más de 1,5 millones de euros por temporada.
La CFA también anunció hoy que todos los equipos que contengan en su denominación oficial el nombre de su empresa propietaria, como el Guangzhou Evergrande o el Shanghai SIPG, deberán eliminar esas menciones y buscar una nueva designación “teniendo en cuenta la cultura de los aficionados locales y las características de sus ciudades”.

Fuente

Opina sobre este artículo