China prueba nuevo sistema de paracaídas para cohetes propulsores

18

China probó un nuevo sistema de paracaídas para cohetes propulsores durante un lanzamiento reciente desde el suroeste del país, informó esta semana la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China.
El sistema fue probado el 3 de junio cuando el satélite meteorológico Fengyun-4B fue enviado a una órbita geoestacionaria mediante un cohete portador Gran Marcha-3B desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang, en la provincia de Sichuan.
Desarrollado por un instituto de la corporación, un paracaídas de 300 metros cuadrados ayudó a los cohetes propulsores a aterrizar en un lugar predeterminado, reduciendo el alcance de la zona de aterrizaje en un 70 por ciento.
A diferencia de las plataformas de lanzamiento de muchos países, que suelen estar situadas a lo largo de las costas, los principales lugares de lanzamiento de China se encuentran en el interior, lo que significa que los pesados propulsores, una vez separados de los cohetes, vuelan directamente sobre zonas densamente pobladas. Por lo tanto, tras el despegue, los cohetes propulsores y otros desechos amenazan la seguridad de las comunidades locales al caer al suelo.
Evitar que los cohetes propulsores aterricen de forma imprevisible en zonas con actividad humana se ha convertido en una tarea urgente de los científicos chinos, teniendo en cuenta los diversos lanzamientos espaciales que el país tiene previstos para este año.
De acuerdo con Zhang Yipu, uno de los principales diseñadores del cohete Gran Marcha-3, el nuevo sistema de paracaídas puede ajustar la postura y reducir la velocidad de los cohetes que caen al suelo, conduciéndolos finalmente a una zona determinada.
El sistema proporcionará un sistema de recuperación eficiente y de bajo costo para que la recuperación de los restos de los cohetes sea más precisa y controlable, dijo Teng Haishan, director técnico del proyecto de paracaídas.

Fuente

Opina sobre este artículo