Cómo combatir el miedo escénico posconfinamiento según los expertos

40

Tras meses de encierro, es probable que regrese el miedo escénico una vez que terminen las reuniones virtuales y te enfrentes de nuevo a las grandes audiencias en persona.

(CNN) — “Si tienes que estar en un funeral, preferirías estar en el ataúd que leyendo el panegírico”. Cuando el cómico Jerry Seinfeld pronunció ese chiste durante un espectáculo en Broadway en 1998, estaba apelando a un amplio público.
El miedo a hablar en público, conocido como glosofobia, está entre las principales fobias del mundo. Alrededor del 73% de los estadounidenses padecen miedo a hablar en público, muchas veces por delante de otras fobias comunes como a las alturas, las arañas y los payasos.
Con la disminución de las restricciones por covid-19 en muchos lugares y el posible fin de las interminables reuniones virtuales, es posible que empieces a tener miedo a hablar en público de nuevo. CNN habló con cuatro expertos en oratoria para que te aconsejen cómo vencer el miedo escénico tras el encierro.
1. Ten una intención clara y escrita
“Escribe tu discurso: esto puede parecer una obviedad, pero en la era del Zoom nos hemos acostumbrado a improvisar”, explica Lawrence Bernstein, redactor de discursos y director de Great Speech Writing, una empresa británica de redacción de discursos y coaching.
“Existe la extraña sensación de que si se habla por Zoom, de alguna manera no importa tanto”, añade. “Existe el recurso de escapar presionando una tecla, en caso de pánico, (y) simplemente poder desaparecer”.
Bernstein sugiere identificar un punto que quieras que la gente recuerde del discurso y centrarte en ese objetivo con cada línea que escribas. “Si no sabes cuál es el punto final de tu discurso, creo que fracasará”, dice.
2. Sé empático
Con tanto tiempo que se ha pasado en el interior en el último año, muchas personas están más inclinadas que nunca a la introspección. Para apelar al ego del público, hay que hacerle sentir que se le habla directamente, y la forma de hacerlo es ser empático.
“Michelle Obama está muy infravalorada”, dice Bernstein, y añade que lo que la convierte en una gran oradora es la relevancia de sus discursos, su claridad y, en última instancia, su empatía.

Esa es la combinación clave, dice. “Puedes ser relevante y claro, eso está muy bien, pero Alexa es relevante y clara”, dice Bernstein a la CNN. “Alexa me dará una respuesta muy relevante que es clara para mis necesidades pero carece de empatía. Solo un humano puede hacer las tres cosas juntas”.
3. No te extiendas
Después de un año y medio en línea, los lapsos de atención se han reducido, explica el entrenador de habla y asesor de aprendizaje Alan Barker.
“Una de las cosas clave que habrá cambiado en la audiencia es (el) nivel de paciencia”, dice Barker. “Puedes crear algo realmente dinámico e interesante en cinco o seis minutos. Una vez hecho eso, volver a los 45 minutos parece algo ridículo”.
Teniendo en cuenta que la duración máxima de una charla TED es de 18 minutos, reduce tu discurso a los puntos cruciales. Esto supondrá un discurso más corto y centrado y claro.
4. Dale vida a tu mensaje
Barker dice que utiliza el acrónimo “P.R.A.I.S.E.” como técnica para dar vida al material. “La ‘P’ significa proverbio”, dice; si puedes expresar tu mensaje utilizando un dicho común, será más memorable.
A continuación, la ‘R’ de resonancia. Barker dice que es importante utilizar ejemplos concretos que demuestren tu idea.
“La ‘A’ es para llamar la atención”, dice. Sugiere utilizar recursos lingüísticos como la regla de tres, recursos rítmicos y preguntas retóricas.
La ‘I’ es para la influencia. “¿Cómo puedes utilizar tu reputación, tu credibilidad?”, pregunta Barker.
“La ‘S’ es para las historias”, dice. Aconseja utilizar la narrativa, ya que “las historias tienen una forma que es intrínsecamente satisfactoria y son una forma fácil de atraer a tu audiencia”.
Y por último, la ‘E’ de emoción. Barker dice que para elevar tu discurso, tienes que presentar a tu audiencia algo con lo que puedan involucrarse emocionalmente.

5. Utiliza un volumen adecuado
Cuando aprendemos a hablar en público nos suelen enseñar a proyectar la voz. La terapeuta del habla y el lenguaje Sharon Adjei-Nicol cree que los largos periodos de comunicación digital pueden habernos dejado con el problema contrario.
Adjei-Nicol dice que quizá tengamos que hacer un esfuerzo consciente para evitar gritar. Recuerda que el público en vivo no tiene la opción de reducir el volumen.
“La comunicación en línea tiende a llevar a la gente a hablar en voz alta o a gritar”, dice. “Hay que hacer un ajuste al retomar la comunicación ‘3D’ sobre lo que es un volumen normal”.
6. Muévete
Durante esta era virtual de la pandemia, no hemos visto más que cabezas y hombros, así que aprovecha el hecho de estar fuera de tu escritorio; gesticula, muévete y aprovecha el espacio que tienes.
“Aprovecha el entorno”, dice Adjei-Nicol. “Puede ser por cómo está dispuesta la sala, por dónde te paras para hablar, por cuánto te mueves, por el uso de accesorios”.
El lenguaje corporal ofrece señales no verbales esenciales que mejoran enormemente nuestra capacidad de comunicación. “Ponte de pie, camina un poco y utiliza gestos corporales naturales, como la palma de la mano abierta, para complementar lo que estás diciendo”, sugiere.
7. Utiliza tu vulnerabilidad
El comediante físico Luke Rollason cree que los grandes oradores no son demasiado pulidos. “A la gente le gusta tanto [el primer ministro del Reino Unido] Boris Johnson porque hay mucho desorden ahí”, dice.
Rollason considera que el discurso de concesión de Hillary Clinton tras las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos es un buen ejemplo de uno que inspiró apoyo a través de la compasión.
“Quizá es que sentimos pena por ellos”, dice Rollason. “Sea lo que sea, creo que es innegable: su vulnerabilidad es muy importante”.
8. Construye una relación con tu público
“El principal consejo que le doy a alguien es que respire y relaje la cara”, dice Rollason. Dice que una vez que relajas tu cara, eres capaz de hablar con la audiencia en los términos de lo que está ocurriendo en la sala.
Según Rollason, la relación con el público es el factor más importante, ya que influye en que tu discurso consiga lo que pretendes.
“La mayor parte de mi material es una absoluta basura”, dice, “lo que significa que realmente tengo que sobrevivir en base a una relación con el público”.
9. Sé valiente
Es normal que te aterre hablar en público. Recuerda que tu público entiende el horror que supone el miedo escénico y, con suerte, empatizará contigo.
“Eres esencialmente un cordero de sacrificio porque ellos no quieren estar donde tú estás”, dice Rollason, y tanto si se trata de un discurso de padrino como de una presentación en la oficina, “todo el mundo está bastante contento de que seas tú y no ellos”.

Fuente

Opina sobre este artículo