Desde la celda de Adso de Melk

39


Según narra su introducción, la célebre novela El nombre de la rosa, de Umberto Eco, está basada en un manuscrito encontrado en la biblioteca de la abadía de Melk, a orillas del Danubio, en plena campiña austriaca. Desde una celda de este imponente monasterio, el ya anciano Adso (que en la novela es el monje discípulo de Guillermo de Baskerville) se dispone a dejar constancia de “los hechos asombrosos y terribles” que presenció en su juventud. Pues bien; aquí, en Melk (a 88 kilómetros del centro de Viena), bajo la omnipresencia del monasterio benedictino encaramado en un acantilado rocoso, comienza esta ruta de un día por el valle del Wachau (Baja Austria), declarado, por su historia y su belleza, patrimonio mundial de la Unesco.Seguir leyendo

Fuente

Opina sobre este artículo