Desempleo en Argentina sube a 11,7% en el tercer trimestre, afectando a más de 2 millones de personas

45

Representa una mejoría respecto al 13,1% del período anterior, pero un alza de dos puntos porcentuales en la comparación interanual.

El desempleo afectó al cierre del tercer trimestre al 11,7% de la población, informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), y alcanzaba entonces a 2,23 millones de personas a partir de las proyecciones que se desprenden del estudio, lo que significa un alza de dos puntos porcentuales en la comparación interanual.
Sin embargo, evidencia una leve recuperación respecto a las cifras publicadas a mediados de año, que habían marcado una desocupación abierta de 13,1% debido al colapso de la actividad económica experimentada en los primeros tres meses del confinamiento que llevaron al PBI a derrumbarse 19,1%, el peor registro de la historia.
Se trata de una recuperación que se movió junto con la flexibilización producida en la mayor parte de las actividades económicas en el contexto de la cuarentena, lo que permitió a muchos sectores restringidos volver a contratar y a varios desocupados a reanudar la búsqueda laboral activa que habían suspendido por el confinamiento. Por ello, todavía hay más de 2,3 millones de personas sin trabajo que están en busca de uno y casi todo el repunte de la tasa de ocupación se explica por el reingreso de trabajadores informales e independientes a sus actividades.
El informe del Indec se realiza sobre los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) a 28,5 millones de habitantes de 31 aglomerados urbanos, aunque aclara que la proyección para la población de todo el país es de 45,4 millones.
La tasa de actividad, es decir, la proporción de los ocupados más los desocupados en búsqueda laboral respecto a la población total, era de 42,3% y representa la población económicamente activa (PEA). Continúa en niveles muy bajos, teniendo en cuenta que en el mismo período del año anterior era de 47,2%, aunque es una recuperación importante respecto al 38,4% que se registraba a mediados de año.
La tasa de ocupación, que es la proporción de los que trabajan respecto a la población total, fue de 37,4% y mejoró cuatro puntos respecto al segundo trimestre, pero en la comparación interanual sigue en baja por más de cinco puntos (42,6%).
No obstante, el 80% de la mejoría neta con respecto al trimestre pasado estuvo explicada por el retorno al trabajo de los independientes y asalariados del mercado informal con la flexibilización de la cuarentena. Es que estos segmentos del mercado laboral, dentro del derrumbe general de los datos de empleo, fueron los más sensibles a los vaivenes con respecto al confinamiento.
En el segundo trimestre hubo cerca de 3,8 millones de desocupados menos en busca trabajo que las que había en el mismo período de 2019, lo que de alguna manera amortiguó la suba del desempleo abierto. Ahora esa cifra bajó a 2,36 millones aproximadamente, pero sigue siendo una cifra considerable.
El 71,5% de los ocupados son asalariados, de los cuales casi el 29% son trabajadores del mercado informal (3,5 millones de personas). En cuanto a los no asalariados, el 87,3% corresponde a independientes, un 10,6% son patrones y el resto pertenece al segmento de trabajadores familiares sin remuneración. Además, como otro dato negativo, la cantidad de subocupados -quienes trabajan menos de 35 horas semanales-, pasó del 11% en el segundo trimestre al 15,2% en el tercero, mientras que un año atrás era del 14,1%.

Fuente

Opina sobre este artículo