Dos ministros de Macron, investigados por presunto conflicto de intereses | Internacional

32


La justicia francesa ha anunciado este miércoles la apertura de sendas investigaciones por presunto conflicto de intereses contra dos ministros del presidente Emmanuel Macron. Se trata del responsable de Justicia, Eric Dupond-Moretti, sospechoso de haber ordenado desde su Ministerio unas pesquisas relacionadas con su etapa anterior como abogado y, en un caso diferente, del ministro de Ultramar, Sebastien Lecornu, por hechos previos a su puesto en el Gobierno central.La noticia se conoce en un momento delicado: justo cuando el Elíseo celebraba un “seminario gubernamental” con todos sus ministros para delinear la estrategia política en el último tramo del Gobierno antes de las elecciones de 2022. En ellas se espera que Macron intente repetir un mandato que comenzó en 2017 con un equipo que, según prometió, sería “irreprochable” pero que desde el primer momento sufrió bajas por presuntas irregularidades.“Ser sujeto de una investigación no quiere decir ser culpable”, replicó tras el seminario el portavoz del Gobierno, Gabriel Attal, apelando a la presunción de inocencia que el Elíseo ya ha usado en el pasado ante cuestionamientos por mantener a otros miembros del gabinete pese a la apertura de sendas investigaciones judiciales, algunas todavía pendientes. El Ejecutivo ya tuvo que defenderse el pasado julio, tras anunciarse la reconfiguración del gabinete en el que entraron el actual ministro del Interior, Gérald de Darmanin, a pesar de estar acusado por una mujer de violación y abuso de confianza, y el propio Dupond-Moretti, un controvertido abogado estrella conocido por sus choques con la magistratura de la que desde entonces es jefe.Ahora, el Tribunal de Justicia de la República, la instancia competente para juzgar delitos presuntamente cometidos por miembros del Gobierno durante el ejercicio de sus funciones, ha abierto una investigación contra Dupond-Moretti. El motivo es haber ordenado, en septiembre, una investigación administrativa contra tres magistrados de la Fiscalía nacional financiera que lo habían investigado cuando era abogado, en relación con un caso de escuchas y corrupción que ha llevado ante la justicia al expresidente Nicolas Sarkozy.“El ministro de Justicia usó su función para arreglar un problema personal de cuando era abogado. Eso se llama conflicto de intereses, es decir, aprovechar una función de autoridad pública para servir a un interés personal”, afirmó Jérôme Karsenti, abogado de Anticor, una asociación anticorrupción que está detrás de la denuncia contra el ministro de Justicia junto con tres sindicatos de magistrados. Dupond-Moretti se declaró este miércoles “totalmente sereno” y aseguró que no tiene “nada que temer”.Por otro lado, la Fiscalía nacional financiera ha confirmado este miércoles una investigación contra el ministro de Ultramar por “conflicto de intereses” relacionado con su etapa al frente del departamento francés del Eure. El objetivo es determinar si Lecornu actuó conforme a ley al aceptar una remuneración como miembro de la directiva de la empresa que opera la autopista París-Normandía cuando, como responsable de uno de los departamentos por donde pasa esta, tenía gran influencia sobre los contratos públicos otorgados a dicha compañía. La oficina de Lecornu aseguró a la Agencia France Presse que el ministro ha actuado con “total transparencia”.Macron llegó al Gobierno prometiendo transparencia, tras una campaña electoral en la que el principal favorito, el conservador François Fillon, cayó inesperadamente tras revelarse varios casos de desvío de dinero público en su entorno familiar, motivo por el que el año pasado fue condenado a cinco años de cárcel, aunque ha apelado la sentencia. A pesar de proclamar un equipo “irreprochable”, el propio gabinete de Macron ha padecido desde sus primeros momentos la sospecha de irregularidades: solo en el primer mes de Gobierno, cuatro ministros se vieron obligados a dimitir por investigaciones abiertas en su contra entre otros por sospechas de presuntos empleos ficticios con dinero del Parlamento Europeo. Uno de los afectados fue François Bayrou, el primero en ocupar la cartera de Justicia que ahora ostenta Dupond-Moretti.

Fuente

Opina sobre este artículo