el árbitro señala cuatro penaltis en la primera parte

426

El debut del Sevilla en esta edición de la Champions, además de estar pasado por agua con el diluvio que cayó en la capital andaluza, estuvo protagonizado por el árbitro y sus penaltis. Solo en la primera parte, un total de ¡¡cuatro!! penas máximas fueron señaladas, tres a favor del Salzburgo y una para los hispalenses. 

En el primer cuarto de hora, el VAR señaló el primero del partido, en una falta de Diego Carlos sobre Adeyemi. El árbitro la consideró al borde del área hasta que intervino la tecnología para corregur y confirmar que la infracción era dentro del área. El joven alemán de 19 años tiró de galones para ejecutar el primer penalti del partido… pero lo mandó fuera.Cinco minutos después, el segundo regalo del Sevilla a los austriacos. Esta vez, un ridículo empujón de Jesús Navas, de nuevo sobre Adeyemi, fue considerado como penalti por el colegiado pese a las incansables protestas de los locales y su afición. Pese a que la perla del Salzburg volvió a pedir el penalti, el ejecutor fue Sucic, que no perdonó desde los once metros. Quince minutos después siguió la fiesta. Esta vez fue Bono el que cometería la falta, también sobre Adeyemi, que fue el mejor hasta el descanso pese a su corta edad. De manera inverosímil, el Sevilla se volvió a librar cuando Sucic estrelló su disparo al palo. Los austriacos terminaron pagando el no ponerse con un comodísimo 0-3 en la primera media hora del encuentro… y con su propia medicina.Fue de nuevo el VAR el que intervino para corregir un atropello sobre En-Nesyri en el área que el árbitro no consideró como infracción. Sin embargo, tras ver unos instantes la jugada en el monitor, otorgó el penalti para los rojiblancos. Afortunadamente, estos no necesitaron varias ejecuciones para transformar, con un fiable Rakitic que acertó para poner el empate en el marcador.  

Fuente

Opina sobre este artículo