El esqueleto de un niño neandertal de hace 41.000 años puede resolver un misterio de larga data

41

Esqueleto de 70.000 años revela información sobre ritos 1:19

(CNN) — ¿Es una práctica exclusiva del Homo sapiens enterrar a los muertos? ¿U otros humanos primitivos como los neandertales pusieron a sus seres queridos a descansar bajo la tierra?

Este es un tema de debate de larga data entre los arqueólogos. Ahora, la evidencia del comportamiento funerario de los seres primitivos podría arrojar luz sobre las habilidades cognitivas y las costumbres sociales de los neandertales. Y si, como los humanos modernos, eran capaces de tener un pensamiento simbólico.
Se han descubierto docenas de esqueletos de neandertales enterrados en Europa y partes de Asia a lo largo de 150 años. Los mejor conservados, sin embargo, se encontraron a principios del siglo XX y no se excavaron con métodos modernos. Esto ha llevado al escepticismo sobre si la práctica del entierro neandertal fue deliberada.
La reconstrucción de este artista muestra el entierro de un niño por neandertal en La Ferrassie, en el suroeste de Francia. © Emmanuel Roudier.
Un nuevo análisis de un esqueleto de un niño neandertal de hace 41.000 años, encontrado en una cueva francesa en la década de 1970, proporciona nueva evidencia de que los homínidos de la Edad de Piedra enterraron intencionalmente a sus muertos.
Investigadores franceses y españoles reexaminaron los restos utilizando métodos modernos de alta tecnología, volvieron a excavar el sitio arqueológico original donde se encontraron los huesos en La Ferrassie, suroeste de Francia, y revisaron los cuadernos y diarios de campo de la excavación original.
¿Su conclusión? El cadáver de un neandertal, de dos años, fue depositado deliberadamente en un pozo excavado en el sedimento.
Los restos del niño neandertal
La ausencia de marcas de carnívoros que pudieron haber intentado hurgar en un cuerpo descubierto y el hecho de que los huesos estaban relativamente sin dispersar con poca meteorización sugirió que el cuerpo se cubrió rápidamente, dijeron los investigadores. Los restos también estaban bien conservados (mejor que los huesos de animales encontrados en la misma capa de tierra) a pesar de pertenecer a un niño. Los esqueletos de los niños suelen tener huesos más delicados.
La posición del esqueleto también sugirió que el niño había sido colocado allí intencionalmente. La cabeza, que apuntaba hacia el este, se elevó más alto que el resto del cuerpo a pesar de que la tierra se inclinaba hacia el oeste.
«El origen de las prácticas funerarias tiene importantes implicaciones para el surgimiento de las llamadas capacidades cognitivas y comportamientos modernos», dijo el estudio. «Estos nuevos resultados proporcionan información importante para la discusión sobre la cronología de la desaparición de los neandertales y la capacidad de comportamiento, incluida la expresión cultural y simbólica, de estos humanos».
Los investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia, el Muséum National d’Histoire Naturelle de París y la Universidad del País Vasco en España identificaron 47 huesos pertenecientes al esqueleto del niño que no habían sido previamente identificados.
Una pieza de hueso fue datada al carbono y se encontró que tenía 41.000 años. Los investigadores confirmaron que el hueso pertenecía a un neandertal al analizar el ADN mitocondrial del fragmento.
El niño era uno de los ocho conjuntos de restos óseos encontrados en el sitio.
Ritos de muerte
También se ha encontrado evidencia potencial de entierro en uno de los sitios neandertales más famosos, la cueva Shanidar en Kurdistán, ubicada en el norte de Iraq. Este sitio albergaba los restos de 10 hombres, mujeres y niños neandertales. Se encontraron con grupos de polen antiguos, lo que sugiere que los neandertales pueden haber incluido flores como parte de sus ritos funerarios.
Las excavaciones más recientes de la cueva Shanidar han revelado más restos neandertales, que según las primeras investigaciones fueron enterrados deliberadamente.
Otras investigaciones han sugerido que había una diversidad considerable en la forma en que los neandertales europeos trataban a sus parientes muertos en el período inmediatamente anterior a su desaparición hace aproximadamente 40.000 años, incluido el canibalismo.
El equipo de investigadores dijo que los estándares analíticos actuales deberían aplicarse a los otros restos óseos en el sitio de La Ferrassie, para evaluar si ellos también fueron enterrados.
La investigación se publicó en la revista Scientific Reports en diciembre.

Fuente

Opina sobre este artículo