El Gobierno da el visto bueno al acuerdo de alquiler de la colección de arte de Carmen Thyssen | Cultura

85


El culebrón sobre el futuro de la colección de arte de Carmen Thyssen toca a su fin. El Consejo de Ministros ha dado este martes carta de naturaleza al pacto firmado en enero entre la baronesa y el entonces ministro José Manuel Rodríguez Uribes. La fundación Thyssen en Madrid alberga los cuadros de la baronesa desde que esta llegase a un pacto con el Gobierno en 1991. La escenificación del contrato, que afecta a 427 obras, se celebrará presumiblemente esta semana en el Museo Thyssen, después del retorno de Mata Mua de Paul Gauguin, la joya de la corona que salió del museo en junio de 2020 en plena pandemia. Cervera viajó este lunes a Madrid para organizar los últimos detalles antes de la firma.Más informaciónCervera y Rodríguez Uribes, que en la mañana del lunes traspasó la cartera a su sucesor, Miquel Iceta, pactaron un alquiler durante 15 años, por 6,5 millones de euros anuales. La baronesa asegura que su colección está valorada en 1.300 millones de euros, según los estudios de las casas de subastas de Sotheby´s y Christie´s. El acuerdo que este martes ha llegado al Consejo de Ministros se selló cuando faltaban solo 48 horas para que concluyera el último plazo acordado por ambas partes.Antes de despedirse de la cartera, Rodríguez Uribes, en una visita a Arco, aseguro que el acuerdo iba “muy bien”, a falta, de “los últimos flecos del contrato”. Dos días después fue cesado en su cargo por Pedro Sánchez y relevado por Iceta, que se ha encontrado con este asunto en su primer día, y no ha dudado, según fuentes del ministerio, en “darle curso cuanto antes mejor”. Han sido seis meses (en principio se dieron dos) y se han producido tres prórrogas, debido a algunos puntos que tenían que ver con la residencia fiscal de la baronesa o el reparto de los cuadros entre esta y su hijo, Borja Thyssen. Ambos tendrán que firmar el acuerdo como titulares de la colección.Fuentes del entorno de la baronesa confirman que uno de los aspectos que ha podido retrasar el proyecto tiene que ver con los pagos que recibirán Cervera y su hijo. Se ha acordado que se harán directamente a las sociedades que representan ambos y que están radicadas en Andorra, su país de residencia. Otro de los “flecos” que ha retrasado la firma afecta a cómo se debe aplicar la ley del IRPF de Hacienda para los residentes en Andorra. Hasta el momento a los dos dueños de la colección solo se les contabilizaban en España los días de asistencia al patronato del museo Thyssen. A partir de ahora, se les sumarán los desplazamientos de carácter cultural vinculados a su colección; lo que incluye los viajes a Madrid, pero también al museo Thyssen de Málaga y al de San Feliu de Guíxols.El préstamo de las 427 obras de la colección propiedad de Carmen Thyssen fue firmado en 1991 con una duración de 10 años y se ha renovado de manera anual. A principios de 2017, la baronesa reclamó al Ministerio de Cultura un nuevo marco de relaciones con el Estado por entender que el contrato estaba “obsoleto”. Desde entonces las negociaciones han pasado por las manos de cuatro titulares de Cultura: Íñigo Méndez de Vigo (PP), posteriormente José Guirao (PSOE), el también socialista Uribes y ahora Iceta. En la última etapa, la ya expresidenta Carmen Calvo fue la encargada de capitanear las conversaciones.Del total, solo se expondrán de momento 180 obras, que son propiedad de Borja Thyssen y de la baronesa, en representación de sus hijas menores, Carmen y Sabina, de 13 años. En un primer momento esta división se iba a especificar en las cartelas que acompañan a los cuadros colgados y aún a puerta cerrada desde hace semanas en ocho salas a las que se accede directamente desde el vestíbulo. Son los espacios que antes mostraban la parte correspondiente al siglo XX. Finalmente, solo figurará el nombre de Carmen Thyssen. La idea de que se especificara cuáles son propiedad de Borja Thyssen ha quedado aplazada a mejor ocasión.

Fuente

Opina sobre este artículo