El mejor momento para despertarse cuando tiene depresión, según la ciencia

105

Acostarse temprano y levantarse temprano hace que una persona menos propensa a desarrollar depresión según una nueva investigación.
Específicamente, las mujeres de mediana edad a mayores que naturalmente se acuestan temprano y se despiertan temprano tienen menos casos de depresión incluso después de tener en cuenta factores ambientales como el horario de trabajo y la exposición a la luz.Noticias Relacionadas
El estudio, publicado en el Journal of Psychiatric Research, examinó datos de más de 32,000 enfermeras para determinar si existe un vínculo entre el cronotipo, una forma elegante de describir su preferencia de cuándo ir a dormir y despertarse, y los trastornos del estado de ánimo.
La investigación encontró que el cronotipo (que está parcialmente determinado por la genética) parece influir en el riesgo de depresión.
“Nuestros resultados muestran un vínculo modesto entre el cronotipo y el riesgo de depresión. Esto podría estar relacionado con la superposición de las vías genéticas asociadas con el cronotipo y el estado de ánimo”, dijo la autora principal Céline Vetter, directora del Laboratorio de Epidemiología Circadiana y del Sueño en CU Boulder, en una declaración emitida a través de un comunicado. 
Investigaciones anteriores, como un estudio de 2016 en Annals of Translations Medicine  y un estudio de 2015 en Chronobiology International, ya han demostrado que las personas que se acuestan tarde tienen el doble de probabilidades de desarrollar depresión.

Las personas que se acuestan tarde tienen el doble de probabilidades de desarrollar depresión.

Sin embargo, estos estudios generalmente usaron datos de un único punto fijo en el tiempo y solo tomaron en consideración un factor de riesgo de depresión.
Esto significa que la investigación, aunque valiosa, ha dificultado determinar si la depresión hace que las personas se queden despiertas hasta tarde o si quedarse despiertas hasta tarde aumenta el riesgo de depresión. 
Este nuevo estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder, siguió los patrones de sueño y los síntomas de depresión de los más de 32,000 participantes durante cuatro años, y también tuvo en cuenta factores de riesgo de depresión adicionales como el peso corporal, la actividad física, las enfermedades crónicas, y trabajo en turnos de noche.
Aquellos que informaron ser noctámbulos tenían menos probabilidades de estar casados, más probabilidades de vivir solos y ser fumadores, y más probabilidades de tener patrones de sueño erráticos.
Incluso después de tener en cuenta todos los demás factores ambientales y sociales, los participantes que se acostaban y se levantaban temprano tenían un riesgo de depresión entre un 12 y un 27 por ciento menor que los que se describían a sí mismos como “tipos intermedios” (ninguno de los cuales era un madrugador ni un noctámbulo).

“Esto nos dice que podría haber un efecto del cronotipo sobre el riesgo de depresión que no es impulsado por factores ambientales y de estilo de vida”, dijo Vetter. “Alternativamente, cuándo y cuánta luz obtienes también influye en el cronotipo, y la exposición a la luz también influye en el riesgo de depresión. Desenredar la contribución de los patrones de luz y la genética en el vínculo entre el cronotipo y el riesgo de depresión es un paso importante a seguir”.

Pero no se preocupen, noctámbulos, esto no significa que vayan a desarrollar depresión.
De hecho, Vetter dijo que cualquier persona puede reducir su riesgo de depresión durmiendo lo suficiente, pasando tiempo al aire libre, atenuando las luces por la noche antes de irse a la cama y recibiendo la mayor cantidad de luz solar posible.

Fuente

Opina sobre este artículo