El PP abandona la coalición de gobierno de Granada y deja al alcalde, de Ciudadanos, en minoría | España

13


La alcaldía más importante de Ciudadanos, la de Granada, ha quedado este martes en el alero. El Gobierno granadino, sustentado sobre cuatro concejales de Cs y siete del Partido Popular, ha perdido a todos los integrantes del PP. Los populares han anunciado su salida del equipo de gobierno y el fin de su apoyo al alcalde, Luis Salvador, alegando que no ha cumplido el pacto que acordaron el día que Salvador tomó posesión como regidor, ceder la alcaldía al PP en la segunda mitad de la legislatura. Francisco Rodríguez, presidente provincial del PP, ha informado de la marcha de los concejales populares en una convocatoria de prensa en la que ha dado al alcalde de Cs dos opciones: “atrincherarse como está haciendo o convocar un pleno de investidura del que salga un alcalde del Partido Popular, como es lógico”. Rodríguez ha considerado que el actual alcalde es, en este momento, “un alcalde de collar” sin posibilidad de gobernar realmente la ciudad. La ruptura de la coalición en Granada tiene una derivada asociada: ver cómo afecta a la coalición en el gobierno andaluz, formado también por PP y Cs.El 26 de mayo de 2019, las elecciones municipales dieron un resultado imposible para el gobierno de un partido en solitario y diabólico para las alianzas. La izquierda no sumaba y la derecha solo lo hacía uniendo a Vox y a Ciudadanos, algo que después se hizo frecuente, pero que no lo era tanto entonces. 10 concejales para el PSOE y tres para Adelante Andalucía dejaban al bloque de izquierdas a falta de uno para los 14 de 26 que se requieren para ser investido alcalde. 7 del PP, 4 de Ciudadanos y 3 de Vox sí daban para formar gobierno, aunque aún había algunas dudas de sintonía que pudieran mantener estas formaciones.Luis Salvador, alcalde de Granada, este martes. Fermin RodriguezPP, Cs y Vox comenzaron una negociación que, por lo que se ha visto luego, resultaron ser dos negociaciones. La que se impondría, dirigida desde la dirección nacional y la regional, y la que se llevó a cabo en la ciudad entre el líder del PP entonces y candidato a alcalde, Sebastián Pérez; el actual alcalde de Cs, Luis Salvador; y Vox. Mientras en Madrid, las direcciones de los partidos decidieron que Granada sería para Ciudadanos toda la legislatura, en la ciudad, minutos antes de la sesión de investidura del 15 de junio, PP y Cs se reunieron a última hora y ajustaron el pacto. Según han confirmado públicamente los asistentes con el tiempo –entonces nunca se aclaró negro sobre blanco ni se firmó nada–, Pérez y Salvador acordaron alternarse a los dos años en la alcaldía.No pasó mucho tiempo, sin embargo, apenas unos días, para que Salvador confirmara su intención de quedarse los cuatro años en el cargo. Sebastián Pérez, el candidato popular, fue arrinconado poco a poco de sus cargos, tanto por el equipo de gobierno como por su partido, y finalmente, el pasado 26 de mayo anunció que dejaba el partido, pero no el acta de concejal. Fue en la convocatoria de prensa en la que anunció su abandono del PP cuando dijo: O “el PP busca los 14 votos para quitar a Salvador de alcalde o los busco yo”. Pérez mostró su preferencia por que el alcalde fuera alguien del PP, y si no, dejó la puerta abierta a dar su voto al PSOE.Cuando Sebastián Pérez todavía era concejal popular, el PP no hizo ningún esfuerzo por recuperar la alcaldía, ni por alternarse con Ciudadanos. Sin embargo, apenas tres horas después de que Pérez anunciara que dejaba las filas populares ―ahora es no adscrito― el PP manifestó su deseo de hacerse con el bastón de mando. Después de tres semanas de reuniones del PP y Cs tanto en Granada como en Sevilla, el Partido Popular no ha encontrado otra manera de entrar en el gobierno que saliendo primero de él. A pesar de ello, sumar 14 concejales no se antoja un paseo: necesitan los cuatro votos de los concejales de Ciudadanos y el del apartado Sebastián Pérez, algo que no se aventura fácil.

Fuente

Opina sobre este artículo