El surfista Kai Lenny rememora cuando casi pierde a uno de sus mejores amigos en las olas gigantes de Nazaré

12


Kai Lenny es uno de los mejores surfistas de olas grandes del mundo. Casi una leyenda viva. Tanto que Red Bull, uno de sus principales patrocinadores, le ha dedicado un documental de cinco episodios para dejar constancia de sus hazañas bajo el nombre de Live Of Kai. En el último capítulo se puede ver al hawaiano viajar hasta una de las mecas del surf como Nazaré, Portugal, para disputar el WSL Nazaré Big Wave Tow Surfing Challenge.La localidad portuguesa es famosa por albergar olas de hasta 30 metros, lo que hace necesario que los surfistas vayan acompañados de motos de agua para ser remolcados y rescatados por partes iguales. Unas condiciones óptimas para que Kai Lenny pudiese brillar en el agua, pese a ser la primera vez que competía en ese tipo de pruebas.Kai Lenny fue de menos a más, hasta que en la tanda final ejecutó una puesta en escena espectacular. Pero la alegría le duraría poco. Con 15 minutos de tiempo para terminar la manga, Lenny se enteró por radio de que uno de sus mejores amigos y su remolcador sufrieron un accidente que puso los pelos de punta a todo el mundo.La moto de agua se topó de frente con una descomunal ola que mandó a ambos por los aires, para después hacerlos desaparecer entre la espuma. “Sabía exactamente lo que estaba pasando. [El motorista] estaba noqueado y en mi cabeza había un 50% de posibilidades de que fuese a sobrevivir”, explica Lenny. “Estaba en la parte de atrás [de las olas] con [mi remolcador] Lucas diciendo, ‘por favor, por favor, por favor, que esté bien’”.Según cuenta el surfista, algunos de los participantes comenzaron a llorar en el agua mientras se conocían noticias. “Es parte de este deporte. La puede pasar a cualquier. Nos podía haber pasado a nosotros”, explica Kai. Finalmente todo salió bien. Se pudo llevar a los dos accidentados a la orilla y rápidamente se comprobó que tenían pulso. Se les sacó de la playa con la ayuda de vehículos equipados y fueron trasladados a un hospital.Uno de ellos estuvo desasistido en el agua durante más de cinco minutos ante la imposibilidad de las motos de llegar hasta él por el oleaje. El otro sufrió una lesión cervical. Sin embargo, podía haber sido mucho peor. “Fue uno de los días más intensos de mi vida”, confiesa Kai Lenny. “Cuando vuelves al muelle es cuando te das cuenta de una cosa que es segura: estás vivo”. En esa ocasión, vivo y con los premios de Mejor Ola y Mejor Equipo del campeonato junto a su remolcador.

Fuente

Opina sobre este artículo