El zapato chino de Unidad Constituyente para elegir a su carta presidencial

38

“Estaré en regiones”. Eso adelantó la presidenta del Senado, Yasna Provoste, sobre el anuncio presidencial que realizará el viernes, día en que además se pronunciará sobre el mecanismo para elegir una candidatura única presidencial de Unidad Constituyente, el que por ahora da dolores de cabeza a la centroizquierda. En su entorno aseguraron que no se descarta que el acto sea en su misma zona, la región de Atacama. Allí contaría con presencia ciudadana, con independientes y con poca o nula presencia de parlamentarios, para darle un aire distinto.
Ad portas del anuncio oficial, la senadora DC almorzará este miércoles con la bancada de diputados de su colectividad, y luego espera “pasar a saludar” a los parlamentarios del PPD. Un gesto, dicen algunos, en medio de las tensas tratativas para zanjar el mecanismo y los apoyos, cuando un sector de la DC insiste en que las demás candidaturas debieran decantarse en favor de Provoste, porque “no marcan”.
Ayer los equipos técnicos de los partidos – que incluyó secretarios generales y presidentes, entre otros – se reunieron extensamente para acercar posiciones, sin llegar a acuerdo. La idea de una primaria electrónica, si bien tomó fuerzas en los últimos días, se va debilitando, por los contras. Uno, y el más importante, es que podrían votar militantes de partidos políticos de todos los sectores, al no tener los padrones electorales de las distintas colectividades. Una primaria presencial la ven como difícil, aunque no imposible. Con un poco más de autocrítica, otra dirigenta de la DC, reconoce: “Una primaria a estas alturas sería una locura”.
Una tercera vía es una “Convención”, como se hace en Estados Unidos, para nominar a la candidatura. Esta, dicen en la Democracia Cristiana, debiera ser transparente y amplia. El tope, por ahora, es el mecanismo para definir quiénes serán los delegados de partidos e independientes que tendrán derecho a voto para nominar entre Yasna Provoste, Paula Narváez, Carlos Maldonado y la opción del PRO, que depende de si Marco Enríquez-Ominami está habilitado para ser candidato, o deberán acudir al plan B, el senador Alejandro Guillier.
“No se ha zanjado nada aún, todas las posibilidades están abiertas, pero a más tardar esta semana debemos tomar una decisión para implementar a mediados de agosto”, dijo un dirigente de Unidad Constituyente. La idea, dicen, es evitar que se abra la opción de que todos vayan a primera vuelta y la centroizquierda se farree, nuevamente, ser una alternativa ante la izquierda y la derecha. Sin embargo, algunos creen que no es completamente descartable que se repita un escenario al estilo peruano, con una gran cantidad de candidaturas, si se considera que además hay independientes en búsqueda de firmas, y la Lista del Pueblo alista una decisión de candidatura a La Moneda.
Las culpas cruzadas y la negociación parlamentaria
Hasta ahora, en la DC no hay una sola posición sobre lo que se debe hacer, tampoco en otros partidos de la Unidad Constituyente. Si bien una parte de la mesa se abrió a un mecanismo de consulta ciudadana, otra parte de la directiva insiste en que “no hay tiempo ni plata” y que se debe ungir a Provoste como la carta de la centroizquierda, algo que por ahora descartaron Carlos Maldonado y Paula Narváez, quienes insisten en una primaria.
“Espero que @ProvosteYasna acepte ser candidata presidencial y que la candidata o candidato de #UnidadConstituyente se defina a través de un mecanismo democrático y participativo. Se puede, y existe un tremendo espacio para una centroizquierda unida”, escribió en su twitter el diputado de la DC Matías Walker.
En la visión general en la Exconcertación, coincidieron en que en parte es la DC la que está poniendo las mayores trabas para zanjar el asunto. En la Democracia Cristiana varios culparon al Partido Socialista como responsable original, por “abandonar la casa” e intentar, infructuosamente, una primaria con la izquierda. Eso, coincidieron algunos parlamentarios y dirigentes DC, le resta espacio al PS para querer tomar el sartén por el mango.
En todo caso, en privado, militantes del PS aseguraron que hay un sector del partido que no ve con malos ojos bajar a Narváez. En la DC complementaron que vieron disposición de un sector socialista a ejecutar aquello en pos de acuerdos parlamentarios y asegurar cupos senatoriales, algo que en público descarta la mesa socialista.
De hecho, está en plena operación la negociación parlamentaria, la que – según las directivas de Unidad Constituyente – van a marcar de todas maneras el debate presidencial.
En la interna de la Democracia Cristiana, además, hicieron un balance general positivo de la estratégica demora para proclamar a Yasna Provoste. Algunos aseguraron que “no había otro camino”, por lo que, si bien hay una visión “amarga y ácida” del proceso, apuntaron a que no habría sido un mejor escenario si se levantaba a la senadora por Atacama antes de la primaria legal de la izquierda y la derecha.
Sobre la relación con el PS, en medio de estas tensiones, dirigentes de la Democracia Cristiana sostuvieron que será crítica la reconstrucción de las confianzas de lado y lado, y que “en ningún escenario el PS puede ordenar a sus votantes”, añadió un histórico dirigente. Esa sensación es general en la DC, pues son varios los que creen que inevitablemente habrá votantes de ese partido que se terminen cuadrando con Gabriel Boric.
“Que Paula no despegue, no es un invento, es un dato”. Eso agregó el mismo militante DC, que recordó lo sucedido con una de sus propias candidatas: Carolina Goic. A su juicio, la senadora hizo una campaña impecable, tenía todas las capacidades, pero no logró convocar a sus propios camaradas.

Fuente

Opina sobre este artículo