Estas cinco hipotecas ya ofrecen diferenciales por debajo del 0,90% | Mi dinero

66


La elección de una hipoteca, que marcará gran parte de los gastos familiares durante muchos años, no es tarea sencilla. Conviene hacer cálculos, revisar bien los requisitos y saber negociar con el banco. Desde segurodevidahipoteca.es ofrecen siete consejos para lograr las mejores condiciones.
1. Comprobar los requisitos: Cada entidad es diferente y exige condiciones distintas. Tendrá en cuenta varios factores básicos, como la edad, los ingresos o el tipo de contrato.
2. No olvidar los gastos asociados: La mayoría de los bancos solo concede el 80% del valor de tasación del inmueble, como máximo. Por lo tanto, se debe disponer del dinero restante. Por ejemplo, si la vivienda se tasa en 100.000 euros, al menos se necesitaría tener ya 20.000 euros. Sin embargo, eso no es todo: cerrar la compraventa supone otros gastos.
3. Gastos de la hipoteca: El banco pagará la notaría, los gestores y la tasación. Pero el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) corre a cargo del consumidor. Es muy importante saber que es ilegal que la entidad incluya en el contrato una cláusula de imposición de gastos de formalización. Formalizar la compraventa del inmueble implica otros gastos que suelen alcanzar en torno al 10% del valor de la casa. Eso supone que, para la vivienda de 100.000 euros, se añadirían otros 10.000 euros.
4. Negociar las condiciones: Es habitual que el banco ofrezca otros productos adicionales con la hipoteca, como una tarjeta de crédito, un seguro de vida, etc. Pero el usuario tiene poder de negociación y, sobre todo, de negarse a aceptar lo que no quiera. No se puede obligar a contratar nada extra al préstamo, es decir, productos vinculados. Lo único que se puede hacer es ‘bonificar’ y bajar el tipo de interés un poquito a cambio de contratarlos.
5. Comparar los seguros de vida: El banco puede exigir un seguro de vida, pero no el propio que comercializa. Antes de firmar la póliza del banco, es aconsejable comparar con empresas especializadas. Los seguros de la banca son hasta un 79% más caros, según un estudio reciente de INESE y Global Actuarial. Por eso, aunque bajen el tipo de interés a cambio, el coste del seguro es tan alto que quizá no compense.
6. Preguntar todas las dudas: Nunca hay que dar nada por supuesto ni quedarse con la duda. Si se firma, ya no habrá marcha atrás. Es indispensable mirar todo con lupa y no guardarse ninguna pregunta. Si es necesario, se puede pedir ayuda a un abogado o un experto inmobiliario que oriente al usuario durante el proceso.
7. Pedir que quede todo por escrito: El contrato final no es válido hasta que se firma en el notario. Y solo aquello que se firma es lo que entrará en vigor después. Es imprescindible que todo lo que se haya negociado aparezca escrito: eliminación de comisiones, productos vinculados, etc. El notario será el encargado de asegurarse de que el cliente entiende todo lo que va a firmar y de que la documentación está correcta.

Fuente

Opina sobre este artículo