Exhibición antirracista en París | Deportes

47


Rodilla en tierra y puños en alto evocaron a Colin Kaepernick, John Carlos y Tommie Smith, símbolos imperecederos de la lucha contra el racismo. Neymar, Khaveci, Mbappé, Topal, Crivelli, Marquinhos, Kimpembe y el resto de jugadores del Paris Saint-Germain mezclados con sus colegas del Estambul Basaksehir y con el cuarteto arbitral holandés, todos formaron un círculo sobre la raya del círculo central. Rodeados de grandes pancartas de repudio al racismo en las gradas del Parque de los Príncipes, el acto constituyó una de las mayores exhibiciones que ha registrado la industria del fútbol en la lucha por la integración. Sucedió en la reanudación del PSG-Estambul que cerró el Grupo H de la Champions tras la accidentada jornada del martes, sacudida por el primer boicot de la historia a un partido de la Champions. Lo protagonizaron los mismos futbolistas tras considerar que el cuarto árbitro, el rumano Sebastian Coltescu, había solicitado la expulsión de Pierre Webó, técnico del cuadro turco, señalándole como “el negro”.Hasta este martes, Sebastian Coltescu solo era famoso en Rumania. A sus 42 años, el árbitro había protagonizado episodios tristemente célebres, objeto de controversia púbica por sus decisiones en los torneos locales lo mismo que por sus desventuras domésticas, entre suspensiones, degradaciones profesionales, y litigios conyugales aireados en los periódicos tras un intento de suicidio. Este martes el hombre se convirtió en el desencadenante del mayor boicot jamás registrado por dos equipos de fútbol contra la organización de un torneo, cuando los futbolistas abandonaron el campo y forzaron la suspensión del partido.Fuentes del comité ejecutivo de la UEFA aseguraron ayer que no creen que Coltescu sea un racista ideológico pero que, en cualquier caso, no volverá a arbitrar nunca más ni en competiciones de UEFA ni de FIFA. No hay dudas al respecto en el seno del máximo organismo europeo. Estas fuentes señalan que antes de los incidentes del martes la federación de Rumania había retirado a Coltescu de su lista de árbitros para 2021. En cualquier caso, la UEFA abrió un expediente y nombró a un inspector de ética y disciplina para que investigue los hechos que desembocaron en la suspensión del partido del martes pasado.La investigación debe esclarecer unos cuantos puntos. Todavía no está claro si fue Coltescu o uno de los líneas, Octavian Sovre, quien describió a Webó como “el negro”. Webó prefirió no explicar su versión a este periódico. Desde Rumanía, un sector de la prensa informó este miércoles que hubo personas en el banquillo del Estambul que se refirieron a los árbitros como “gitanos”, circunstancia que, al parecer, desinhibió a los asistentes de Ovidiu Hategan, el árbitro principal.Divertimento de NeymarEl rumano Hategan aterrizó en Bucarest sin nada que declarar. “Solo puedo decir que el Comité de Árbitros de UEFA emitirá un comunicado; las cosas se aclararán en los próximos días”, dijo. El holandés Danny Makkelie le sustituyó este miércoles con todo su equipo de asistentes. No tuvieron demasiado trabajo en un partido con aire de entrenamiento. Frente a un conjunto turco que ya no se jugaba nada, la velada se resumió en el empeño frívolo de Neymar por encabezar la lista de goleadores de la Champions.Las tribunas del Parque de los Príncipes se vistieron para la ocasión. “París unido contra el racismo”, rezaba la pancarta colgada del primer anillo del estadio. “Apoyo a Pierre Webó; fieles a los jugadores; contra el racismo”.No se habían cumplido diez minutos desde la reanudación cuando Neymar recibió de perfil entre líneas y al ver que Carlos Ponck le encimaba le tiró un caño. El central hizo la estatua mientras el brasileño se quedaba solo ante el portero, abría el pie y ajustaba el tiro al ángulo. El 1-0 definió la situación. De un lado, un equipo hecho para el recreo; del otro, un equipo deshecho.El PSG se impuso por 5-1 y se clasificó como líder de grupo. Neymar metió un hat-trick e igualó con seis goles a Haaland y Morata en el vértice de la tabla de máximos anotadores de este curso de la Champions. De penalti, Mbappé hizo el suyo: por fin. De otro modo se habría quedado sin marcar en Champions en este 2020.

Fuente

Opina sobre este artículo