Francia pedirá al G20 un impuesto mínimo global para sociedades superior al 15 %

76

Preguntado por si será posible sumar al acuerdo a países más reticentes, como Irlanda, que atrae a empresas internacionales por sus ventajas fiscales, el ministro subrayó la intención es “involucrar a todos los países”.

El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, afirmó hoy en Venecia que pedirá a los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G20 que acuerden un impuesto mínimo global para sociedades superior al 15 %.
“Francia aceptó que el impuesto mínimo a sociedades fuera de al menos el 15 % en la declaración final del G7. Queremos que ese tipo mínimo de impuesto de sociedades sea superior al 15 %, esa será la posición que hoy defenderé aquí”, dijo Le Maire a los medios acreditados en el G20, al margen de la reunión de los ministros de Finanzas y banqueros centrales.
El ministro francés explicó que el G20 debe secundar el mecanismo consensuado a principios de julio en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para aplicar una nueva fiscalidad a las multinacionales.
Este sistema se sustenta en dos pilares: el primero se centra en el modo de asignar un porcentaje de los beneficios de las empresas, en particular de las digitales, a ciertas jurisdicciones para que paguen impuestos donde operan aunque no tengan presencia física, y el segundo, en aplicar un tipo mínimo del impuesto de sociedades de, al menos, el 15 % a las empresas con una facturación de al menos 750 millones de euros.
En su opinión, la cumbre en Venecia debe servir para impulsar un “acuerdo rompedor y ambicioso”, ya que el G20, que supone el 80 % del producto interior bruto (PIB) mundial, tiene la responsabilidad de imponer una fiscalidad internacional “justa” y actuar para que las sociedades dejen de evadir impuestos.
“El Gobierno francés ha trabajado mucho para lograr este acuerdo, hemos trabajado desde hace cuatro años, y ahora tenemos la oportunidad de alcanzarlo, no a nivel del G7, sino del G20”, apuntó.
Preguntado por si será posible sumar al acuerdo a países más reticentes, como Irlanda, que atrae a empresas internacionales por sus ventajas fiscales, el ministro subrayó la intención es “involucrar a todos los países”.
El titular francés de Economía también señaló que sobre la mesa estará otra cuestión, la de fomentar unas finanzas responsables con el medio ambiente y la posibilidad de imponer un precio mínimo internacional para las emisiones de carbono.

Fuente

Opina sobre este artículo