“He desayunado con Sophia Loren y me he ido de parranda con Maradona”

51


Los días de gloria de Poli Díaz, conocido en el boxeo como el ‘Potro de Vallecas’, quedan lejanos y su vida de excesos terminó por dejar un legado de más sombras que luces en la cultura popular. Sin embargo, el madrileño pretende lavar su imagen y por ello ha decidido recuperar su gran pasión: volverá a subirse al ring.El boxeador ha concedido una entrevista a la Agencia Efe en la que repasa su trayectoria y aporta los motivos por los que ha decidido regresar a la vida pública y, además del combate de exhibición que prepara, continuar con los seminarios que imparte sobre la importancia del deporte.En la citada entrevista, el ‘Potro’ repasa algunas de las anécdotas que tuvo la suerte de vivir gracias a su fama y nombra a varias personalidades con las que compartió momentos en el pasado:”Para mi el boxeo ha supuesto una buena vida plagada de éxitos y fama para pasar a la historia. He conocido muchos países y a muchas personas. He ido a la Zarzuela y me ha recibido el rey emérito, Juan Carlos I, que me decía “llámame de tú, Poli”. Casi nada”, recuerda.”He desayunado con Sophia Loren y he salido de parranda con Diego Armando Maradona, que en paz descanse. Silvester Stallone me regaló un póster original de Rocky firmado por él: “Para el Potro de Vallecas de tu amigo el Potro Italiano”. El gran Bud Spencer me invitaba a sus rodajes”, añade Poli Díaz, sobre los famosos que llegó a conocer.”Del boxeo me quedo sobre todo con el cariño y respeto de las personas, es lo que me llena”, añade. Y no sólo celebridades, el ‘Potro’ también agradece el afecto de personas anónimas que recibe por la calle:”Con 53 años voy por la calle y es alucinante. Antonio (manager) me dice siempre: “Potro, no pasamos más por la Gran Vía ni por Sol”. Yo no sé cuantas fotos me habré hecho desde que llegué a Madrid la última vez, pero mínimo cinco mil”.Una vida de adicciones “ya superada”Sobre su etapa de adicciones, prefiere no hablar: “Eso está ya superado”, asegura, aunque admite que “los golpes de la vida son infinitamente peores que los del ring”.”Entre amateurs y profesionales he disputado 108 combates, he sido ocho veces campeón de Europa y en el cuadrilátero ningún boxeador me ha hecho daño. Fuera de él mucha gente. Y ojo, yo a mi mismo el primero. No voy a culpar a nadie sin antes no hacerlo contra mi mismo”, concluye.  

Fuente

Opina sobre este artículo