Histórico fallo de pornovenganza: Cinco años de cárcel para hombre que filtró imágenes íntimas

55

La Justicia argentina condenó a cinco años de prisión efectiva a un hombre por difundir imágenes íntimas y videos sexuales de su ex pareja, en el que fue el primer caso de “pornovenganza” elevado a juicio oral en Argentina y que terminó en una sentencia judicial.
Así lo ordenó el Tribunal de la Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional de La Rioja, tras una audiencia oral que contó con la presencia del acusado, Patricio Pioli, un tatuador oriundo de la provincia de San Juan.
El juzgado consideró penalmente responsable a Pioli por delitos de “coacción y lesiones leves calificadas en concurso real” y lo sentenció a cinco años de prisión de “cumplimiento efectivo”, en un hecho considerado de “violencia contra la mujer” conforme establece la ley 26.485.
“Tengo una alegría inmensa, porque toda la gente que va a denunciar a su agresor lo mínimo que espera es justicia”, expresó la víctima, Paula Sánchez Frega, a Infobae.
FALLO HISTÓRICO
Al término del fallo, la defensa del condenado anunció que apelará la sentencia, puesto que en su opinión no existen pruebas suficientes que sustenten la acusación.
En cualquier caso, este fallo constituye la primera sentencia judicial por “pornovenganza” en Argentina, un delito incluido en el Código Penal tras la reforma del 2019 y que de este modo sienta jurisprudencia para casos futuros.
Este caso de “pornovenganza” se produjo en 2017, después de que finalizase la relación sentimental entre la víctima y el acusado.
En ese sentido, la víctima no solo responsabiliza a Patricio Pioli por filtrar videos y fotos íntimas sin su consentimiento, sino también por difundir detalles sobre su vida personal en los medios de comunicación mientras duró el proceso judicial.
De hecho, la víctima afirmó en declaraciones a medios locales que padece ansiedad y estrés postraumático en la actualidad, fruto de una relación afectiva en la que sufrió episodios de “violencia física, verbal y psicológica”.

Fuente

Opina sobre este artículo