Indonesia es ahora el epicentro de la crisis de covid-19 en Asia. Lo que debes saber

96

Indonesia regala pollos vivos a los vacunados 0:44

(CNN) — Durante gran parte del año pasado, parecía que Indonesia había logrado mantener bajo control su brote de covid-19.
Ahora, la nación insular, hogar de unos 270 millones de personas, se ha convertido en el nuevo epicentro de la pandemia en Asia, y se registran más casos y muertes diarios que en la India, que sufrió un duro golpe, mientras una devastadora segunda ola arrasa el archipiélago.
Con decenas de miles de infecciones que se registran diariamente, los expertos dicen que el sistema de atención médica del país podría estar al borde del desastre si la propagación del virus continúa sin cesar.
Esto es lo que debes saber sobre la crisis en Indonesia.
¿Cómo aumentaron los casos y las muertes por covid-19 en Indonesia?
Las infecciones comenzaron a aumentar a fines de mayo, después de las vacaciones de Eid Al-Fitr para marcar el final del mes de ayuno islámico, y pronto crecieron exponencialmente.
Según los expertos en salud, la crisis está siendo alimentada por la propagación de la variante delta más infecciosa, identificada por primera vez en la India.
“Todos los días vemos esta variante delta que acerca a Indonesia al borde de una catástrofe de covid-19”, dijo Jan Gelfand, jefe de la delegación indonesia de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), en junio.
Los expertos han culpado al Gobierno por su lenta respuesta al no implementar confinamientos estrictos el año pasado después de que se informaron por primera vez los casos en el país, y su presunta falta de inversión en sistemas eficientes de prueba y rastreo.

Hasta el 20 de julio, Indonesia había registrado casi 3 millones de casos totales y más de 76.000 muertes, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Pero los expertos temen que las cifras subestimen la propagación real en el país debido a la falta de pruebas.
Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en julio dijo que las pruebas inadecuadas siguen siendo un problema, con más del 50% de las provincias que informan una tasa de pruebas por debajo del punto de referencia recomendado.
“Sin las pruebas adecuadas, muchas provincias no pueden aislar los casos confirmados a tiempo”, dice el informe.
El ministro de Salud de Indonesia, Budi Gunadi Sadikin, dijo a CNN a principios de julio que, al principio, las autoridades no se dieron cuenta de la rapidez con la que se había propagado el virus durante esta última ola.
Las islas de Java y Bali fueron puestas bajo confinamiento de emergencia el 3 de julio junto con otras ciudades del archipiélago. Los viajes nacionales no están restringidos, aunque dependen de una prueba de covid-19 negativa.
El 20 de julio, Indonesia extendió las restricciones de covid-19 hasta el 25 de julio.
Calles usualmente con tráfico en el centro de Yakarta el 15 de julio, mientras la infecciosa variante delta avanza por Indonesia.
¿Qué áreas de Indonesia están afectadas?
Las islas más pobladas de Indonesia, Java y Sumatra, han visto cómo los casos se dispararon durante la segunda ola.
En Kudus, Java central, los casos aumentaron casi un 7.600% en las cuatro semanas posteriores a Eid Al-Fitr, informó Reuters el 11 de junio, citando a Wiku Adisasmito del grupo de trabajo de covid-19 de Indonesia.
Los hospitales de Java están al borde del abismo y el suministro de oxígeno del país se está agotando peligrosamente, mientras que los precios del oxígeno se han disparado. Más de 60 personas murieron en una sola instalación a principios de julio después de que un hospital en Java casi agotó su suministro de oxígeno, aunque un portavoz del hospital no pudo confirmar si todos los muertos habían contraído covid-19.
En Yakarta, casi la mitad de los 10,6 millones de residentes de la capital pueden haber contraído covid-19, según una encuesta de salud publicada el 10 de julio. De las 5.000 personas examinadas entre el 15 y el 31 de marzo, el 44,5% tenía anticuerpos, lo que indica que habían sido infectados con el virus.
En la provincia de Riau, Sumatra, los casos diarios se duplicaron con creces desde principios de abril a más de 800 a mediados de mayo, mientras que la tasa de positividad era del 35,8% a principios de junio, según Wildan Asfan Hasibuan, epidemiólogo y asesor del grupo de trabajo provincial.
Y según la OMS, ha habido una tendencia creciente en los casos de covid-19 en la mayoría de las provincias de Sumatra desde abril.
Una mujer hace duelo con su hijo en el funeral de su madre en el cementerio Mulyaharja para víctimas del coronavirus en Bogor, Java occidental, el 8 de julio.

¿Quiénes se ven afectados por la segunda ola de Indonesia?
La segunda ola ha afectado a todos los grupos de edad, según los expertos. Sin embargo, la cantidad de niños que mueren a causa del virus en Indonesia se ha cuadriplicado en las últimas semanas, según la sociedad pediátrica del país.
Más de 550 niños han muerto desde el inicio de la pandemia, aproximadamente el 27% de los cuales murieron en las primeras semanas de julio.

Los padres a menudo piensan que confunden los síntomas con un resfriado común y no les realizan pruebas a los niños, según Aman B. Pulungan, presidente de la Sociedad Indonesia de Pediatría.
“Cuando se dan cuenta de que esto es covid-19, la condición ya es mala”, dijo Aman. “Cuando llevan a los niños al hospital, a veces no tenemos tiempo suficiente para salvarlos. Esto está sucediendo mucho”.
Los trabajadores de primera línea también se han visto afectados por el aumento. A principios de julio, más de 350 médicos y trabajadores médicos en Java contrajeron covid-19 a pesar de estar vacunados con Sinovac de fabricación china. La mayoría de los trabajadores estaban asintomáticos y se aislaban a sí mismos en casa, pero decenas fueron hospitalizadas con fiebre alta y niveles de saturación de oxígeno en descenso.

¿Cómo es el despliegue de las vacunas en Indonesia?
Indonesia ha confiado principalmente en Sinovac en su programa nacional de vacunación, que comenzó en enero, y los trabajadores de la salud recibieron el primer lote, seguidos por los funcionarios públicos y la población en general.
El despliegue tuvo un comienzo lento, en medio de las preocupaciones planteadas sobre la eficacia de Sinovac contra variantes más infecciosas, y las autoridades están luchando para vacunar a suficientes personas.
El presidente de Indonesia, Joko Widodo, dijo el 14 de julio que las vacunas son la “esperanza del país para recuperarse de esta crisis de salud mundial”. Pero hasta el 20 de julio, Indonesia había vacunado completamente solo al 6% de su población, según el rastreador de vacunas de covid-19 de CNN.
En Yakarta, más de 2 millones de personas, aproximadamente el 23% de la población de la capital, han recibido ambas dosis, según datos del Gobierno.
Indonesia ha recibido más de 11,7 millones de dosis de AstraZeneca a través de Covax, según Gavi, que coordina el programa mundial de intercambio de vacunas. El país también ha recibido más de 4,5 millones de dosis de la vacuna de covid-19 de Moderna, donada por Estados Unidos.
El ministro de Salud de Indonesia, Budi, dijo en una rueda de prensa el 11 de julio que todos los trabajadores de la salud recibirían una tercera dosis de la vacuna de ARNm de Moderna como prioridad, y agregó que también se utilizará como primera y segunda dosis para el público no vacunado.
El 28 de junio, el Gobierno abrió la campaña de vacunación de Sinovac para jóvenes de 12 a 17 años, y Widodo instó a que el despliegue ampliado “comience de inmediato”.

¿Qué papel juega la desinformación?
Un obstáculo importante para controlar el brote es la difusión de información errónea en todo el país.
Según un informe de Unice de mayo, las afirmaciones falsas en las redes sociales han provocado miedo y ansiedad entre algunas personas, lo que ha provocado dudas sobre las vacunas y laxos esfuerzos de distanciamiento social.
Una encuesta a nivel nacional realizada el año pasado por el Ministerio de Comunicaciones e Información y el Katadata Insight Center también encontró que entre el 64% y el 79% de los encuestados no podían reconocer la información errónea en línea. Una abrumadora mayoría dijo que busca información principalmente a través de las redes sociales.
“Dado que el covid-19 es una enfermedad nueva, incluso los expertos todavía están aprendiendo sobre ella”, dijo Rizky Syafitri, especialista en comunicación de Unicef. “Como resultado, muchas personas han luchado por encontrar la información más actualizada, lo que ha dado a algunas personas la oportunidad de beneficiarse al hacer afirmaciones falsas”.

¿Otros países están ayudando a Indonesia?
Además de EE.UU., varios países han donado vacunas y suministros médicos para aliviar la crisis de covid en Indonesia.
El 1 de julio, Japón envió casi 1 millón de dosis de la vacuna de AstraZeneca.
El 7 de julio, Australia dijo que enviaría un paquete de salud para ayudar a Indonesia, que incluye US$ 8,8 millones para equipos médicos, incluidos 1.000 ventiladores, hasta 700 concentradores de oxígeno y más de 170 cilindros de oxígeno.
Residentes hacen fila para recargar tanques de oxígeno en Surabaya, el 15 de julio.
Canberra también envió más de 40.000 kits de prueba rápida de antígenos y 2,5 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca.
“Australia apoya a nuestro socio cercano y vecino Indonesia en su respuesta a un aumento significativo en los casos de covid-19”, dijo una declaración de Marise Payne, ministra de Relaciones Exteriores del país.
En un comunicado el 20 de julio, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Singapur dijo que había organizado envíos regulares de suministros de oxígeno de emergencia a Indonesia.
Amy Sood de CNN contribuyó con el reportaje.

Fuente

Opina sobre este artículo