Informe denuncia “mano de obra esclava” en ranchos ganaderos de Brasil

30

Reporter Brasil identificó más de una docena de casos en los que productores como JBS y Minerva faenaron ganado de ranchos marcados por abusos extremos a trabajadores.

Unos cuantos ranchos ganaderos que abastecen a algunos de los principales productores de carne de res de Brasil han estado utilizando trabajos forzados, según un nuevo informe, lo que agrega urgencia a las promesas realizadas por el Gobierno y empresas de poner orden a la cadena de suministro.
Reporter Brasil, un grupo de investigación independiente centrado en temas ambientales y laborales, dijo que identificó más de una docena de casos en los que JBS, Minerva y cuatro productores más pequeños faenaron ganado que probablemente provenía de ranchos marcados por abusos extremos a trabajadores en los últimos años.
Estos ranchos representan una pequeña fracción de los cientos de miles de proveedores directos e indirectos tanto de JBS como de Minerva.
Según Reporter Brasil, que en 2005 fue patrocinador de un acuerdo con compañías –incluida JBS– para abolir la esclavitud moderna, inspectores federales que registraron las propiedades acusadas de abusos encontraron a algunos trabajadores viviendo en chozas hechas de ramas de árboles, a menudo sin acceso a baño, cocina o agua potable para beber y bañarse.
JBS señaló en un comunicado que “cumple estrictamente” con todos sus compromisos de combatir el trabajo forzado y la deforestación mediante el monitoreo de sus proveedores directos. En los casos mencionados, la empresa dejó de trabajar con los ranchos en cuanto aparecieron en la “lista negra” del Gobierno.
Minerva indicó por correo electrónico que nunca hizo negocios directamente con el rancho aludido por Reporter Brasil y que no cuenta con suficientes datos gubernamentales “legalmente disponibles” para encontrar irregularidades relacionadas con el proveedor directo.
La secretaría de Trabajo del Ministerio de Economía dijo que no podía comentar sobre los detalles de los casos porque no había revisado el informe de Reporter Brasil.

Fuente

Opina sobre este artículo