Jeff Bezos y su Blue Origin inauguran nueva era de turismo espacial

42

El fundador de Amazon logró con su viaje varios hitos: la altura alcanzada sobre la Tierra fue superior a la de Virgin Galactic e incorporó en su tripulación a las personas de mayor y menor edad en volar.

Aun cuando el 11 de julio de este año, el multimillonario Richard Branson demostró las capacidades de Virgin Galactic al volar a un punto de ingravidez, fue su rival estadounidense Jeff Bezos, fundador y exCEO de Amazon, quien inauguró formalmente una nueva era de turismo espacial comercial privado.
El hombre más rico del mundo subió a bordo de una de las naves de su compañía Blue Origin, acompañado de otras tres personas: su hermano, Mark; Wally Funk, quien tiene entrenamiento como astronauta; y Oliver Daemen, hijo del empresario holandés Joes Daemen, CEO de Somerset Capital Partners.

Con ellos, el vuelo de la nave New Shepard logró otro hito histórico. Llevó consigo a la primera mujer en la Nasa en someterse a entrenamiento de astronautas y es, a sus 82 años, también la persona de mayor edad que ha viajado al espacio.
Por su parte, Daemen -de 18 años- es el más joven. Se acaba de graduar de sus estudios básicos, posee licencia de piloto privado y en tan solo unos meses comenzará a estudiar física y gestión de la innovación en la Universidad de Utrecht, en Holanda.
Su padre le regaló el pase de abordar luego de ganar una subasta en la que participaron más de 7.600 personas, de 159 países.
Ese ticket para un viaje de alrededor de 10 minutos, tuvo un valor de US$ 28 millones.
Viaje histórico
El viaje partió alrededor de las 8:10 am, hora de Texas (9:10 horas en Chile).
La tripulación experimentó unos momentos de ingravidez cuando el New Shepard pasó por encima de la línea de Kármán, a unos 100 kilómetros sobre la Tierra. Su rival Branson llegó a 86 km hace nueve días.
“Astronauta Bezos en su asiento: feliz, feliz, feliz”, afirmó el multimillonario empresario al responderle a la torre de control que chequeaba el estatus de quienes estaban a bordo.

Desde allá, lograron vistas únicas, gracias a lo que en Blue Origin llaman “las ventanas más grandes del espacio”.
Diez minutos después, la cápsula con los cuatro tripulantes regresó a Texas, con la ayuda de un paracaídas, y la misión cerró con una frase de Bezos: “El mejor día de todos”.
Bezos fue el primero en salir de la cápsula con un sombrero de vaquero y poco a poco fue recibiendo a sus compañeros de vuelo, para celebrar.
Mientras, el propulsor de New Shepard regresaba a una plataforma de aterrizaje para que pueda reutilizarse en lugar de desintegrarse en la atmósfera.
Este tipo de naves son clave para reducir el costo de los viajes espaciales, lo que podría hacerlos más accesibles. Blue Origin no ha revelado el precio esperado de futuros viajes espaciales o la cantidad pagada por el adolescente.
Nueva era
La hazaña sigue años de lento progreso que han consumido miles de millones de dólares de la fortuna personal de Bezos, y se produce dos semanas después de que él se hiciera a un lado como director ejecutivo de Amazon.
La razón detrás de esa decisión está en que quiere dividir su tiempo entre Blue Origin y su fundación filantrópica, enfocando más su empresa espacial en planes mucho más amplios que solo el turismo comercial privado.
Y es que Virgin Galactic también está listas para expandir sus operaciones con planes para atraer a clientes superricos que paguen mucho dinero por una experiencia de viaje única.

Fuente

Opina sobre este artículo