Justicia decreta la quiebra de BabyCenter tras incumplir acuerdo de reorganización

76

Llegó a operar casi 30 locales de artículos para bebés. Era una de las principales firmas del rubro.

No va más. La cadena de tiendas de artículos para bebés BabyCenter, que llegó a ser una de las principales del rubro en el país, fue decretada en quiebra por la justicia.
En agosto de 2019, Inversiones Baby Center -ligada a Andrew Thompson y Carolina Parra, y que llegó a operar casi 30 locales- había logrado sellar un acuerdo con sus acreedores, los que habían aprobado un nuevo plan de pago de las millonarias deudas que arrastraba la firma ante el declive del negocio. En ese momento, todo se atribuyó a la desaceleración del consumo y la irrupción de nuevos actores a través del e-commerce.
Aquella ocasión se definió un nuevo modelo de negocios para salvar las operaciones de la compañía de artículos de bebés, que consistió –principalmente- en cerrar 15 de las 27 tiendas que tenía la empresa en ese entonces, para concentrar sus actividades en la Región Metropolitana, Viña del Mar y Rancagua, las ubicaciones más rentables.
No obstante, a principios de julio del año pasado, el acreedor Banco Santander Chile presentó una demanda de incumplimiento del Acuerdo de Reorganización Judicial.
Como parte de este juicio, que se lleva en el 4º Juzgado Civil de Santiago, el pasado 16 de diciembre se acogió la acción judicial presentada por la institución financiera, declarándose incumplido el acuerdo de reorganización.
“Por estas consideraciones (…) se decreta la liquidación refleja de los bienes de la empresa deudora, Inversiones Baby Center SpA”, dice una resolución de la jueza María Paula Verdugo, del pasado 18 de febrero.
Con anterioridad, Comercializadora Baby Center, sociedad donde Inversiones Baby Center tiene el 40% de su propiedad y que manejaba las tiendas de Mall Plaza Norte y Mall Plaza Sur, presentó su liquidación ante el 2ª Juzgado Civil de Santiago.
La empresa explicó que, pese a que su administración redujo los costos y llevó adelante otras operaciones para salvar la compañía, los niveles de venta no fueron los esperados para cubrir siquiera los costos que implica el desarrollo del giro. A esto sumó el estallido social ocurrido en el país a fines de 2019 y la pandemia por Covid-19.

Fuente

Opina sobre este artículo