Kane y Son, la pareja más explosiva defiende el liderato en Anfield | Deportes

43


Puede que la experiencia del fracaso, la soledad, y el sufrimiento de verse un año desempleado, transformaran el carácter de José Mourinho hasta convertirlo en el sorprendente Mr. Nice Guy que hace un año se presentó a la plantilla del Tottenham en los campos de Enfield. Todo simpatía. Todo cordialidad. Lo que no cambió ni un ápice fue su idea del juego. Al contrario. El dolor de sentir que lo trataban como a un entrenador obsoleto redobló el ardor conque se aferró a su sello distintivo. Hoy Mourinho está más seguro que nunca de que la forma más eficaz de competir consiste en encerrarse atrás a esperar que el adversario cometa un error para contragolpearlo. Para probar que lleva razón se vale de dos jugadores que constituyen la herramienta perfecta. Heung-min Son, de 28 años, y Harry Kane, de 27, no solo han hecho de la gestión de los grandes espacios una forma de arte. Con 28 goles y 20 asistencias desde septiembre, se consolidan como la pareja de atacantes más prolífica de Europa. “Dos animales”, dice Mourinho, que ha visto cómo el surcoreano y el inglés arrastran a su Tottenham al liderato de la Premier.Esta noche (21:00 horas, DAZN) el Tottenham visitará Anfield para medirse al vigente campeón. Igualado a 25 puntos, el Liverpool oficia de gran piedra de toque. En las antípodas ideológicas, el técnico anfitrión, Jürgen Klopp, se cuida de menospreciar lo que se le avecina. El Tottenham solo ha perdido un partido de Premier este curso. “Son una máquina de lograr resultados”, dice Klopp; “Son muy buenos al contragolpe; pero no puedes estar en cabeza de la liga solo jugando al contragolpe. Tienen centrocampistas con criterio, como Ndombelé, o Lo Celso. Y por supuesto, siempre que te enfrentas al Tottenham debes procurar que Kane participe lo menos posible. Kane juega como Firmino: cae al mediocampo a armar la jugada. Cuando su relación con Son hace click son muy difíciles de contener”.Son y Kane tardaron en hacer click. El coreano fichó por el Tottenham en 2015, procedente del Leverkusen y durante su primera temporada con el nueve de la selección inglesa no intercambiaron ni un solo pase de gol. Desde 2016 se han dado 33 pases de gol, 13 de los cuales coinciden con los últimos 11 encuentros del campeonato. Únicamente Lampard y Drogba se asistieron mutuamente con más acierto en las tres décadas de historia de la Premier: 36 veces.“Yo caigo al medio y tú corres”No es casual que acabaran avecinándose hasta sentarse en espacios contiguos, taquilla con taquilla, en el vestuario de White Hart Lane. La sintonía es lógica. Kane siempre fue un nueve con alma de volante, y Son siempre interpretó los ritmos de la jugada con la clase de sensibilidad que permite a los grandes atacantes encontrarse solos allí donde todo el mundo querría estar. Su velocidad añadió peligro a una combinación de virtudes que Pochettino empleó desplazándolo a las bandas para que se filtrara entre laterales y centrales. Durante años, el coreano se inclinó a recibir el penúltimo pase, como extremo abastecedor de Kane, que obró de punta. El reparto de funciones fue coherente con el de un equipo que pretendió dominar los partidos invadiendo el campo adversario con seis o siete jugadores. Nada que ver con la idea de Mourinho, que ha librado la mitad de la pradera rival a las correrías de sus dos goleadores mientras el resto de la compañía permanece acuartelada en el círculo central o más atrás.Los ataques del Tottenham son tan básicos como repetitivos. El equipo se repliega, invita a su rival a que lo asedie, y cuando pica el señuelo, pum. A cada robo se sucede un pase a Son o —preferiblemente— a Kane, que sistemáticamente baja a articular las maniobras con un repertorio de controles y pases a cada cual más desconcertante. La mezcla estalló el 20 de octubre en Southampton cuando Kane, un diez clarividente hizo su magia y le dio cuatro asistencias a su colega. “Sabíamos que habría espacio detrás de los centrales”, dijo Kane, sin darse importancia; “así que lo hablamos: ‘yo caigo al medio y tú corres’. No lo miré ni una sola vez. Ya sabía que él estaba corriendo a mi espalda”.Alan Shearer y Chris Sutton marcaron 49 goles entre ambos rumbo a la conquista del título del Blackburn Rovers en la temporada 94-95. Desde entonces tenían el récord de asistencias mutuas de dos puntas en una campaña: 13. La misma cifra que han alcanzado Son (5) y Kane (8) en un tercio de la actual temporada.Lewandowski (16) y Müller (9) suman 25 goles; Cristiano (14) y Morata (9) 23; y Mbappé (12) y Neymar (9) 21. Ninguna pareja se aproxima más a Son (13) y Kane (15), con 28 en todos los torneos.Si siguen a este ritmo, tan felices y telepáticos, no solo restituirán a Mourinho a su perdida condición de gurú. También harán de la vuelta de Gareth Bale a Londres una experiencia casi exclusivamente contemplativa.

Fuente

Opina sobre este artículo