La Audiencia archiva la querella contra Sandro Rosell por espionaje contra Jaume Roures

26


La Audiencia Provincial de Barcelona ha archivado la querella presentada por el grupo Mediapro contra el expresidente del FC BarcelonaSandro Rosell por presunto espionaje empresarial al entender que las pruebas obtenidas no tienen “fundamento suficiente” para probar la comisión del delito.En el auto, la sección séptima de la Audiencia de Barcelona desestima el recurso de apelación interpuesto por el presidente de Mediapro, Jaume Roures, y estima la petición de la defensa de Rosell de que se acuerde el sobreseimiento provisional de las actuaciones en el caso. Mediapro denunció a Rosell en 2016 por unos hechos producidos entre los años 2009 y 2011, al haber tenido acceso al correo electrónico de Jaume Roures, presidente del citado grupo de comunicación.La denuncia se ampliaba al expresponsable del departamento informático de Mediapro, Robert Cama; al entonces director general de secciones del FC Barcelona, Joan Carles Raventós, y al FC Barcelona y a las empresas Bonus Sport Marketing, de la que era propietario Rosell, y Socktel Servicios Informáticos.Por aquel entonces, Roures señaló que las pruebas aportadas por Mediapro demostraban cómo Cama estuvo accediendo de forma deliberada y sistemática a los correos electrónicos que recibía y enviaba Jaume Roures, y remitía la práctica totalidad de ellos a Sandro Rosell y Joan Carles Raventós, que trabajó con él antes de entrar en el club.Ahora, la Audiencia provincial ha decidido archivar la denuncia contra Rosell y también contra el FC Barcelona ya que considera que el material probatorio es “débil” y carece “de toda aptitud para generar certeza en el juicio oral” porque no está probado que ni Rosell ni el FC Barcelona instigaran dicho espionaje ni obtuviesen ningún beneficio del mismo.El abogado de Rosell, Pau Molins, ha afirmado en un comunicado que esta resolución ha evitado que “Sandro Rosell se viera de nuevo sometido a un juicio penal por acusaciones sin fundamento, después de haber sufrido una de las más vergonzantes ‘penas de banquillo’ de la historia de la Justicia española, tras haber pasado dos años de su vida en prisión provisional por un supuesto delito que en realidad nunca tuvo lugar”.Asimismo, también espera “una inmediata rectificación” por parte de Roures, al que ha acusado de “propagar durante años sus infundadas sospechas contra Rosell, sonoramente amplificadas gracias a sus constantes apariciones en los medios de comunicación”.

Fuente

Opina sobre este artículo