la eclosión de un potencial campeón del mundo

160


Carlos Sainz empezó el año 2020 pensando en su renovación con McLaren, pero por el camino le llamaron de Ferrari. ¿Cómo decirle que no a la escudería más legendaria de la Fórmula 1? La decisión no fue sencilla, pero tardó poco en tomarla: la puerta de Maranello sólo se abre una vez en la vida.Esa llamada se produjo en marzo, cuando el Mundial aún no tenía ni fechas confirmadas tras la abrupta cancelación del mismo pero nueve meses y 17 Grandes Premios después, Sainz afronta su última carrera con los hombres de Woking. El madrileño pone el broche a dos años en los que ha crecido, no sólo como piloto, sino también como persona. Lejos del tóxico ambiente de Red Bull ha aprendido a ser él mismo, a analizar y leer las carreras mejor que antes, y también a sufrir y relativizar los errores propios y ajenos que le han costado buenos resultados.Ese aprendizaje lo tendrá que llevar a Ferrari, una escudería sumida en la constante esquizofrenia, capaz de lo mejor y lo peor en apenas unas vueltas y con un Charles Leclerc con el que tendrá que aprender a tener una relación de colaboración y amistad. Si es similar a la que ha tenido con Lando Norris, puede darse por satisfecho.La relación entre los dos jóvenes pilotos de McLaren en estos dos años ha sido clave para su crecimiento. Norris y Sainz han tirado uno del otro, sin llegar a piques extremos y respetándose mutuamente en pista y fuera de ella. El buen rollo que transmiten ha hecho que, además, los momentos duros pasaran algo mejor por la garganta.La llegada de Andreas Seidl al frente del equipo y de James Key como máximo responsable técnico acabó de confirmar las piezas necesarias para llegar a lo más alto, algo que Sainz ha rozado al menos en una ocasión en estas dos temporadas. Esa carrera en Monza en la que fue segundo tras Pierre Gasly es, de momento, su techo en F1 y el de McLaren desde 2014.El cariño mutuo que se guardan hace que estos dos años hayan sido inolvidables, tanto para el equipo como para el propio piloto madrileño. Entre los muchos recuerdos que se llevará, el equipo le ha regalado un pontón lateral del MCL35 firmado por todos los miembros de la escudería, tanto los que viajan a las carreras como los de la fábrica de Woking.Sainz deja McLaren tras dos años con unas cifras que argumentan su paso a Ferrari. No sólo ha sido mejor que Sebastian Vettel, al que sustituirá, en esta última temporada, sino que ha podido con Norris en estos dos años: tanto en clasificación (9 a 8) como en carrera (7 a 5, a falta de la cita de Abu Dhabi).Según se despliegue la bandera a cuadros de la temporada 2020 comenzarán las dudas para 2021: ¿será la Scuderia capaz de darle a Sainz y Leclerc un coche ganador? ¿Será Leclerc el primer piloto o habrá igualdad? ¿Llegará la ansiada primera victoria del madrileño en Fórmula 1? Y, lo más relevante, ¿podrá llegar a ser campeón del mundo, como auguraba el que será (salvo que le despidan, algo nada descartable) su jefe, Mattia Binotto? Los datos de Carlos Sainz en sus dos temporadas en McLarenGrandes Premios disputados: 38* (37, si no se cuenta el prematuro abandono de Bélgica’20)​Puntos: 193 (a falta de Abu Dabi)​Podios: 2 (Brasil 2019 e Italia 2020)​Mejor resultado: 2º (Italia 2020)​Vueltas rápidas: 1 (Estiria 2020)

Fuente

Opina sobre este artículo