La impresionante evolución física del mastodóntico luchador Braun Strowman y su plan de entrenamiento

39


Cuando Braun Strowman debutó en la WWE en 2015 se convirtió en uno de los luchadores más gigantescos de todos los que componían la empresa de lucha libre más famosa del mundo. El descomunal físico de Adam Scherr, el nombre real del atleta, le sirvió para ganarse el apodo de ‘The Monster Among Men’ (‘Un monstruo entre hombres’) y sembró el pánico cada vez que se subía al ring. Ahora, cinco años después, Braun Strowman ha sufrido una mutación impresionante, perdiendo 13.5 kilos.Una auténtica rata de gimnasioGracias a una dieta muy rigurosa y muchas horas de gimnasio, Braun Strowman no sólo ha perdido peso, sino que también ha convertido la grasa en puro músculo y fibra. Sus sesiones de ejercicio no están a la altura de cualquiera y su rutina de entrenamiento da miedo, tanto por el peso con el que trabaja como por las repeticiones:- Primer día: pierna y espalda (doce ejercicios diferentes).- Segundo día: pecho y hombros (once ejercicios diferentes).- Tercer día: brazos y abdominales (nueve ejercicios diferentes).- Cuarto día: nuevamente pierna y espalda (y así sucesivamente).La dieta del ‘Monstruo entre hombres’Mantener un cuerpo de 2.03 metros y 154 kilos requiere de una dieta bastante distinta a la del resto de los mortales. Braun Strowman consume un mínimo de 15.000 calorías al día a base de carnes, arroz, pasta y verduras a la plancha. Su plato favorito es un menú especial para él que le hacen en los restaurantes Chipotle, que consiste en un burrito de arroz, pollo, bistec, verduras, maíz, guacamole y salsa agridulce.Con todo y con eso, todavía hay días que se queda con hambre, tal y como confesó en un interludio de uno de los programas televisivos de la WWE. Contó que, para calmar la ansiedad, va “al bosque a derribar árboles con sus propias manos”. Después de verle volcar ambulancias y camiones en sus intervenciones de los shows de lucha libre, uno ya se cree cualquier cosa.Lo que está claro es que Braun Strowman es de buen comer. Sólo hay que volver unos años atrás y recordar el día en el que superó un reto alimenticio en el que 2.7 kilos de comida en menos de diez minutos. Ni más ni menos que dos burritos, cinco tacos, dos raciones de patatas fritas y una triple hamburguesa con queso. Mejor no lo intenten en casa.

Fuente

Opina sobre este artículo