La pandemia destruye 360.105 empleos en 2020 y acaba con seis años seguidos de recuperación laboral | Economía

53


Varias personas hacen cola ante una oficina de empleo en Palma de Mallorca.CATI CLADERA/EFELa pandemia rompió con la recuperación laboral que España inició en 2014. El año pasado, 2020, acabó con menos empleo y más paro por primera vez en los últimos seis años. Hubo 360.105 afiliados menos y 724.532 desempleados más registrados en las oficinas públicas, según los Ministerios de Trabajo y Seguridad Social. Y la caída podía haber sido mucho mayor, los ERTE, la medida estrella que el Gobierno ha puesto en marcha para amortiguar el golpe y que afectaba en diciembre a una media de 782.915, y otras ayudas han evitado un impacto mucho mayor.Los seis años de recuperación todavía no habían cerrado las heridas de la crisis anterior, la que se llevó por delante la burbuja inmobiliaria. Se rozaba ya el nivel de empleo anterior, sin embargo el desempleo seguía siendo muy alto. Y en eso llegó el coronavirus y las medidas sanitarias para frenarlo (confinamientos, cuarentenas, restricciones a la actividad) que golpearon la economía. En apenas mes y medio, lo que va del 15 de marzo a finales de abril, se evaporaron casi un millón de puestos de trabajo. Luego se han encadenado ocho meses con ganancias de afiliación, como este pasado diciembre, en que la Seguridad Social ha contado 26.432 cotizantes más con empleo. Pero esta mejora ha sido insuficiente para llegar al nivel previo a la pandemia. Los 19,048 millones de afiliados recogen una del 1,86% respecto del año anterior.También en el paro registrado se aprecia la ruptura de la recuperación. Su nivel todavía era alto al llegar la pandemia. En ese lustro largo, España no había conseguido bajar de los tres millones. Esto estaba cerca de suceder cuando llegó la covid y ha disparado la cifra de personas sin trabajo. Diciembre ha acabado con 36.825 personas sin trabajo más, dejando la cifra total en 3,88 millones. Ese incremento es inusual en los últimos diciembres. El paro registrado había bajado en este mes todos los años desde 2011. El diferente comportamiento del empleo y el paro registrado en diciembre -también en el conjunto del año- puede parecer contradictoria. Sin embargo, no tiene por qué ser así. El aumento del desempleo puede estar provocado porque se incorpora más gente al mercado laboral de la que se contrata. Y en el caso concreto de la Seguridad Social y el paro registrado, también porque son estadísticas distintas: en una, la afiliación, se toma la media mensual, por ser la que mejor refleja lo sucedido a lo largo de todo el mes y en otra el último día. Todo podría haber sido peor sin los ERTE. Los afectados, en diciembre hubo una media de 782.915 (755.613 si se toma el 31 de diciembre), cuentan como ocupados en todas las estadísticas y registros no como parados. No buscan empleo, tienen uno aunque esté suspendido o su jornada reducida. Por ahora esto ha evitado, pese al desplome inicial, la sobrerreacción que el mercado laboral español muestra en las crisis, en las que lo normal era que cayera más el empleo que la economía.

Fuente

Opina sobre este artículo