La Policía carga contra los manifestantes que intentaron boicotear el acto de Vox en Vallecas | España

9


La Policía Nacional ha cargado este miércoles contra manifestantes congregados en el barrio madrileño de Vallecas, que protestaban por la celebración de un acto de precampaña de Vox, después de que el líder de la formación, Santiago Abascal, se encarase con ellos y exigiese que los antidisturbios los disolvieran. Dos personas han sido detenidas y otras 13 han resultado heridas leves.Vox había pedido permiso para celebrar una concentración de 70 personas en la Plaza de la Constitución de Vallecas, más conocida como la Plaza Roja. Pero a su convocatoria han acudido casi un millar. Solo un tercio, sin embargo, lo hicieron para asistir a la presentación de la campaña del partido ultra para las elecciones madrileñas del próximo 4 de mayo. El resto se presentó con el objetivo de boicotear el acto.En el centro de la plaza, arremolinados en torno a la improvisada tribuna, los seguidores de Vox, con banderas españolas y carteles verdes, el color del partido ultra. Rodeándoles, con pancartas en las que se le leían lemas como “fuera fascistas de nuestro barrio”, manifestantes convocados por grupos de extrema izquierda. Entre ambos, un cordón de policías antidisturbios, con casco, escudos y porras, separando a los dos grupos.Enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, en la presentación de la lista de Vox en Vallecas (Madrid), este miércoles.Olmo CalvoCuando Abascal ha empezado a hablar, sus palabras apenas resultaban audibles, pese a la megafonía, en medio del griterío. Entonces, ha bajado de la tribuna y ha recorrido los 18 pasos que le separaban de los boicoteadores, encarándose con ellos. Su gesto ha sorprendido a los policías, que han empezado a empujar a los manifestantes para apartarlos. Y estos han respondido con una lluvia de latas, botellas de plástico, alguna de cristal y varios adoquines, que han caído entre los seguidores de Vox y los periodistas. Según Abascal, uno de los envases le ha dado en la cara.Abascal ha regresado a la tribuna para denunciar al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, del que ha pedido no solo la dimisión, sino el ingreso en la cárcel, por su “complicidad” con el delito electoral que cometían, a su juicio, quienes saboteaban su mitin, a los que ha tachado de “miserables” y “brigadistas del Gobierno”.El líder de Vox ha elogiado a los policías, pero ha asegurado que estos se encontraban atados de pies y manos porque Marlaska no les dejaba disolver a los manifestantes como ellos querían. Finalmente, lo han hecho. Los antidisturbios, unos 150 en total, ha cargado con porras y pelotas de goma contra los manifestantes que lanzaban objetos al centro de la plaza y las cargas se han repetido hasta que estos se han dispersado por las calles adyacentes. Solo un pequeño grupo se ha quedado coreando consignas contra Abascal.Dos personas han sido detenidas y al menos 13 han sido atendidas por lesiones leves. Tres de los heridos han sido trasladados al hospital; entre ellos, un policía con una luxación en un hombro y el diputado por Guadalajara Ángel López, alcanzado por una piedra en una mano, según fuentes de la formación.La candidata de Vox a presidenta de Madrid, Rocío Monasterio, ha agradecido a sus seguidores que hayan acudido a pesar del hostigamiento de los manifestantes. “Gracias por estar aquí. Sois unos valientes y esos cobardes pensaban que no ibais a venir. Han fracasado como van a fracasar el día 4 [de mayo] Nosotros no tenemos miedo y no lo vamos a tener”, ha enfatizado. También ha arremetido contra la “izquierda caviar que está en Galapagar”, en alusión al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y ha defendido el derecho de Vox a hacer campaña en Vallecas.El lanzamiento de nuevos objetos le ha obligado a interrumpir su discurso y cuando se ha reanudado el acto, tras una suspensión de casi media hora, ya no ha vuelto a tomar la palabra. Tampoco importaba porque el mensaje de Vox no estaba en las intervenciones de sus dirigentes, sino en su decisión de abrir su campaña electoral en Vallecas, feudo tradicional de la izquierda, aunque fuera a palos.

Fuente

Opina sobre este artículo