Larry Nassar, el depredador que abusó de más de 250 gimnastas y contra el que Simone Biles testificará en el Senado

479

La historia de la Federación de Gimnasia de Estados Unidos quedó marcada para siempre en 2015, cuando el escándalo de los abusos sexuales masivos del médico Larry Nassar a más de 250 gimnastas durante años salió a la luz, a pesar de los intentos de la institución por taparlo.Ahora, con Nassar condenado, la gimnasta estadounidense Simone Biles testificará este miércoles ante un comité del Senado de EEUU que está evaluando los errores del FBI en su investigación de los abusos.El comité judicial del Senado de EE.UU. anunció este lunes que Biles y otras tres campeonas mundiales participarán el miércoles en una audiencia, aunque lo harán por videoconferencia por las restricciones de la pandemia.El testimonio de Billes llega después de que, a mediados de julio, un informe interno del Departamento de Justicia revelara que el FBI no respondió con la urgencia y seriedad necesarias ante las acusaciones contra Nassar, que usó su posición como médico para abusar de las deportistas y ocultarlo.

Biles, de 24 años y ganadora de 19 títulos mundiales, ha sido muy crítica con la forma en la que la federación (USA Gimnastics) y el Comité Olímpico y Paralímpico estadounidense manejaron las denuncias de abusos contra Nassar y forma parte de unos 140 deportistas que han presentado una denuncia contra ambas organizaciones.Más gimnastas que testificarán: más víctimas de NassarAdemás de Biles, también testificarán ante el comité judicial del Senado otras tres gimnastas que denunciaron los abusos de Nassar.Una de ellas, McKayla Maroney, quien ganó una medalla de oro y otra de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, firmó a finales de 2016 un acuerdo confidencial con la federación estadounidense de gimnasia para recibir una indemnización de 1,25 millones de dólares.Otra de ellas es Maggie Nichols, que fue la primera en señalar a la federación de gimnasia de EE.UU. por los abusos en 2015. La última es Aly Raisman, capitana del equipo olímpico estadounidense en los Juegos Olímpicos de 2012 y 2016, y que ha narrado su experiencia en un libro publicado en 2017.Se cree que más de 250 mujeres sufrieron abusos por parte de Nassar, que recibió una sentencia de cadena perpetua efectiva por un tribunal de Michigan en 2018, por abusar sexualmente de docenas de gimnastas jóvenes. También está cumpliendo una pena de prisión de 60 años por una condena federal por pornografía infantil.Quién es el depredador NassarLarry Nassar fue el médico de la selección de gimnasia de Estados Unidos entre 1996 y 2014. Además, ejercía de osteópata en la Universidad Estatal de Michigan. Actualmente, se encuentra en una prisión federal de Oklahoma tras ser sentenciado en 2017 a hasta 175 años en total por varias condenas de abuso sexual y a 60 años por tenencia de pornografía infantil.Nassar, de 58 años, fue trasladado a la citada cárcel de Oklahoma después de haber sido atacado por un grupo de presos en la prisión anterior. El médico, natural de Michigan, justificó varios de sus abusos como técnicas lícitas de medicina, incluso cuando estas consistían en introducir los dedos en la vagina de las jóvenes gimnastas.”Cuando presenté la primera denuncia judicial en contra de Larry Nassar por abusar sexualmente de mí cuando tenía 15 años y elegí hacer pública la historia que detallaba lo que había hecho, parecía estar dando palos de ciego”, escribió tras el juicio Rachael Denhollander, la primera gimnasta que puso el foco en el médico, haciendo explotar la historia.

Denhollander tenía sólo 15 años cuando formaba parte del equipo nacional de gimnasia y sufrió los abusos de Nassar, Su historia se cuenta en el documental de Netflix ‘Atleta A’, un perturbador repaso a cómo se sucedieron los abusos por parte del exmédico y cómo en un inicio la Federación de Gimnasia estadounidense hizo lo posible porque la historia no trascendiera.El título del documental hace referencia al nombre en clave que desde la federación se empleó con la primera que señaló el escándalo para proteger su identidad y tratar de que la historia no saliera de los muros de USA Gymnastics.La Federación, en el focoPor sus intentos de tapar en un inicio el escándalo, la federación de gimnasia ha sido también objeto de críticas y rechazo por parte de muchas de sus integrantes. La propia Simone Biles ha sido tajante en cuanto a lo que piensa de la institución, algo que se agravó cuando se aplazaron los Juegos Olímpicos de Tokio 2020:

“Lloré y pensé que no podría soportar estar otro año con USA Gymnastics”, dijo la multicampeona, que nada más empezar los Juegos Olímpicos de Tokio se retiró de la primera final, poniendo sobre la mesa los problemas de salud mental que amenazan a los deportistas de élite.Ya antes, en 2019, Biles mostró su profundo descontento con la institución al haber dejado a las gimnastas desprotegidas ante el abuso sistemático de Nassar. La campeona olímpica y mundial se rompió ante los medios y llorando denunció esta circunstancia:”Hemos hecho todo lo que nos han pedido, incluso cuando no queríamos y ellos no han podido hacer un maldito trabajo. Teníais un trabajo. Literalmente teníais un trabajo y no pudisteis protegernos”, dijo.Tras salir a la luz el escándalo y ya con Nassar condenado, la Federación ofreció a las familias y a las gimnastas afectadas una compensación de 200 millones de dólares. El gravísimo asunto se puso incluso sobre la mesa del presidente Trump, después de que la Cámara de Representantes aprobara un proyecto de ley sobre los abusos en el deporte para tratar de evitar que vuelva a ocurrir un escándalo de estas proporciones que ha dejado secuelas en tantas vidas inocentes.

Fuente

Opina sobre este artículo