Las bolsas del mundo hoy

46

Los mercados asiáticos tuvieron una buena sesión apoyada por la fuerte demanda por parte de los inversionistas sobre sus acciones, llevando los números a importantes avances en los principales indicadores del continente.

La cautela mantiene aún a los inversionistas con distancia para tomar mayores posiciones en la renta variable internacional. Esto ha sido impulsado en parte por la evolución de la pandemia a nivel global en los últimos días en que se ha alcanzado niveles récords de contagios, lo que ha provocado que las alarmas se encienden en el mercado ante los efectos en la economía que puede provocar en el corto plazo.
Otro factor que ha impulsado la mesura entre los inversionistas es la vuelta de las alzas en las tasas de interés de los bonos del Tesoro de Estados Unidos. Las expectativas de mayores estímulos en EEUU con la mayoría de control de los demócratas en el Senado ha disparado las ventas de deuda, con el consiguiente aumento en los intereses, hasta alcanzar ya el 1,15%, en máximos de diez meses. La escalada en los intereses de la deuda de EEUU ha acabado impulsando la cotización del dólar a nivel internacional.
Bajo este escenario, desde Wells Fargo destacaron ayer en un informe de cierre de mercado que “las acciones alcanzaron niveles récord durante la primera semana de 2021 en medio de las perspectivas de un mayor gasto fiscal y el persistente optimismo de las vacunas. Sin embargo, el sentimiento pareció cambiar, ya que algunos analistas expresaron su preocupación por las valoraciones extendidas de cara a la temporada de ganancias del cuarto trimestre”.
Con este telón de fondo, los futuros de Wall Street operan con tímidos avances. Mientras que el rendimiento de los bonos del Tesoro de EEUU continúan subiendo. La deuda a 10 años subía 1,156% y la deuda a 30 años se empinaba 1,888%.
Esta alza en los rendimientos del bono del Tesoro de EEUU no ha dejado indiferente al mercado y han advertido que sus efectos de cara a la publicación de resultados corporativos al cuarto trimestre de 2020. De hecho, desde Morgan Stanley indicaron en una nota que “las tasas más altas son el comodín y podrían comenzar un período de caída de las valoraciones de las acciones, haciendo que las revisiones de las ganancias sean aún más importantes de lo habitual para el rendimiento de las acciones”.
Mientras tanto, en Europa las bolsas operan con números mixtos. Por el lado de los indicadores que presentan avances está el IBEX 35 de Madrid que escala 0,33%. El DAX de Frankfurt se expande levemente 0,04% y trata de romper los 14.000 puntos. En la otra cara de la moneda está el FTSE 100 de Londres que retrocede 0,38%, el Euro Stoxx 50 que cae 0,08% y el CAC 40 de París que cede 0,04%.
Buena sesión en Asia
En Asia el escenario fue distinto. El Nikkei de Tokio cerró en valores máximos no visto por el mercado japonés en tres décadas, llegando a superar los 28.164 puntos. El estratega jefe de mercado de Sumitomo Mitsui DS Asset Management, Masahiro Ichikawa, dijo a Reuters que “los inversionistas recompraron acciones tan pronto como el mercado comenzó a caer, lo que demuestra la fortaleza fundamental de la demanda”.
El Hang Seng de Hong Kong también experimentó una buena sesión llegando a valores máximos de un año tras escalar 1,32%. En el mercado reportaron que el dinamismo de la plaza se vio impulsado por la entrada de inversionistas internacionales a la excolonia británica.
Los estrategas están apostando que el futuro presidente de EEUU, Joe Biden, revierta algunas de las políticas implementadas por Donald Trump contra las compañías chinas. Este mismo factor movió en parte el CSI 300 de China continental que se expandió 2,85%, dejando atrás las pérdidas anotadas el lunes.

Fuente

Opina sobre este artículo