Las navidades más atípicas y blindadas de la familia de Felipe VI | Gente

41


El mensaje de Navidad del Rey es lo más cercano que los españoles han tenido sobre cómo han pasado Nochebuena y Navidad la familia de Felipe VI. Nunca se ha hecho alarde ni se ha dado demasiada información sobre los momentos privados de los miembros de la familia real y sus familiares, pero este año las circunstancias eran aún menos propicias para conseguir detalles sobre cómo han pasado estos días y menos para conseguir una imagen.Se sabe que el monarca grabó su discurso de Nochebuena el martes 22 en el Salón de Audiencias del Palacio de La Zarzuela, que a esta cita acudió sin la reina Letizia pero que en ella estuvo acompañado por Rosa María Mateo, la provisional administradora única de RTVE, y por Enric Hernández, director de información y actualidad del ente público. Y, según ha contado la revista ¡Hola!, parte del tiempo que duró conseguir la toma definitiva contó también con una espectadora de excepción: la princesa Leonor, que irrumpió en el salón al llegar del colegio y se quedó para seguir atentamente la intervención de su padre.El coronavirus influyó en que a la grabación asistiera un equipo mucho más reducido del que ha acudido en otras ocasiones y también ha trastocado los planes de celebraciones que pudiera tener la familia real, como lo ha hecho en la mayoría de los hogares del país. Se presupone que los monarcas han pasado estas fechas en el palacio de La Zarzuela y que puede que además de sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, les hayan acompañado la reina Sofía y la madre de la reina Letizia, Paloma Rocasolano. Pero no existe ninguna certeza al respecto.Como tampoco se sabe nada de dónde y con quién ha pasado estas fechas Elena de Borbón, pese a las insistentes especulaciones sobre un posible viaje a Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) para acompañar al rey emérito en estas festividades una vez se conoció que don Juan Carlos renunciaba a regresar a España, al menos de momento.El padre del Rey había expresado en las últimas semanas su deseo de regresar temporalmente a España estas Navidades para pasar unos días con su familia, aunque sin que se tratara de un regreso definitivo. La Casa Real, sin embargo, consideraba que la vuelta de Juan Carlos en estos momentos era inoportuna y prematura, ya que podría desviar la atención del habitual discurso de Nochebuena de Felipe VI, en un momento especialmente delicado. El abogado de don Juan Carlos acababa de pagar a Hacienda 678.393,72 euros para evitar una querella de la Fiscalía por delito fiscal entre los años 2016 y 2018, cuando ya no gozaba de inmunidad. Este movimiento, destinado a despejar su futuro judicial, supuso un reconocimiento tácito de que había cometido fraude fiscal, por lo que agravó aún más el escándalo. A pesar de esta regularización, la Fiscalía del Tribunal Supremo mantiene aún abiertas tres investigaciones sobre el anterior jefe del Estado: el citado pago con tarjetas nutridas con fondos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause; el supuesto cobro de comisiones por el AVE a La Meca; y la presunta existencia de sociedades en un paraíso fiscal (isla de Jersey).Tampoco se ha obtenido una sola imagen de la infanta Cristina en estas fechas. Mientras el año pasado se mostró orgullosa al lado de Iñaki Urdangarin y sus hijos, paseando por Vitoria, la ciudad en la que vive la familia de su marido y donde acudieron a celebrar las fiestas, este año la hija mediana de don Juan Carlos y doña Sofía no ha dejado que nadie captara una imagen de ella. Sí se ha dejado ver su marido junto a sus cuatro hijos, Juan Valentín, Pablo Nicolás, Irene y Miguel, que han sido fotografiados en Vitoria viajando en una furgoneta Mercedes-Benz y provistos, todos ellos, de las preceptivas mascarillas. Que Cristina de Borbón ha estado también juntos a ellos estos días de permiso penitenciario se presupone, pero no hay ninguna prueba gráfica que lo demuestre.Por tanto el resumen navideño de las Navidades de la familia de Felipe VI es la ausencia de noticias. El próximo cumpleaños de don Juan Carlos, que celebrará su 83º cumpleaños el próximo 5 de enero, vuelve a ser la fecha para esperar noticias de él y de su relación con su familia. Aunque todos los movimientos realizados hasta ahora auguran que continuará el blindaje y si se dan reuniones o comunicaciones familiares entre padre e hijos se intentará que queden en el más estricto ámbito privado.

Fuente

Opina sobre este artículo