Las voces ahogadas de los chicos de Pikine | España

62


Hace apenas unos días, Oumar Sow acarreaba sacos en el mercado que luego su cuñado Moussa Diop transportaba con su carreta. Elhadji Sarr solo tenía 31 años, pero su negocio de compraventa de bubus, el traje tradicional senegalés, le permitía ir tirando hasta que llegó el coronavirus y las cosas se pusieron feas. Ablaye Hanne, de 38, pidió una moratoria la semana pasada para pagar las facturas de la luz y Becaye Diack, de 21, se acababa de casar y su mujer estaba embarazada. Todos eran vecinos de Pikine, un barrio de la ciudad senegalesa de Saint Louis. Todos fallecieron, junto a decenas de jóv…Inicia sesión para seguir leyendoSólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratisGracias por leer EL PAÍS

Fuente

Opina sobre este artículo