Los jugadores de la Universidad de Wisconsin destrozan un trofeo de cristal y se lo toman a broma

33


La victoria de la Universidad de Wisconsin sobre Wake Forest (42-28) significó la consecución de la Duke’s Mayo Bowl para los Badgers. Motivo más que suficiente para dar rienda suelta a las celebraciones en el campo y en el vestuario, pese a que la del vestidor se fuese de las manos y acabase con el trofeo de cristal hecho añicos.Los bailes, los gritos y las bromas de unos jugadores de Wisconsin entregados a la fiesta corrieron por las redes sociales durante la celebración en el vestuario, hasta que, de repente, el lujoso trofeo de la Duke’s Mayo Bowl, un balón de fútbol americano de cristal, apareció hecho pedazos sobre la moqueta del cambiador. Su reacción, tal y como se puede ver en el siguiente vídeo, no tiene desperdicio.El quarterback Graham Mertz fue el primer señalado por la fechoría, y no tardó en admitir su culpa. “Se me cayó. Fue mi culpa. Mi madre diría que es una pupa, pero toda está bien y saldremos adelante. Será el último trofeo que se me caiga jamás. Lo garantizo”, escribió el jugador en sus redes sociales. “Sólo quería que todo el mundo pudiese tener un tozo de este trofeo”, bromeó más tarde.Lejos de hacer un drama, los jugadores y entrenadores de los Badgers se lo tomaron con sentido del humor y reemplazaron el balón de cristal por un bote de mayonesa de la marca que patrocina y da nombre a este bowl.

Fuente

Opina sobre este artículo