Los jugadores del Giresunspor – Ankara aprovechan un parón en el partido para romper su Ramadán

19

El pasado martes 13 de abril comenzó el Ramadán, el mes más importante en el calendario musulmán, en el que los observantes no pueden comer durante el día y rompen el ayuno al anochecer. Una práctica que los deportistas profesionales han de compaginar con su disciplina y los futbolistas no son excepción.Por ese motivo, en muchas ocasiones en la que este mes -que cada año cae en fechas distintas del calendario gregoriano- ha coincidido con el calendario de competición, es normal ver a los futbolistas aprovechar algún hueco en el partido para comer o beber algo rápidamente que les dé energías para continuar.Eso mismo es lo que ocurrió en el encuentro entre el GZT Giresunspor y el Ankara Keçiörengücü de la segunda división de Turquía. En un parón que hubo rondando el minuto diez de partido, varios jugadores del equipo de la capital se acercaron al banquillo para rezar, comer un poco de plátano y beber agua para recuperar fuerzas.El duelo se lo terminó llevando el equipo local, que remontó el tanto inicial de los de Ankara con un gol a diez minutos del final.

Fuente

Opina sobre este artículo