Los medicamentos de prescripción son demasiado caros en EE.UU.

308

Biden aboga por bajar costos de medicamentos 2:40

(CNN Business) —  Es una experiencia que millones de estadounidenses han vivido: vas al médico, te dan una receta, la llevas a la farmacia y te encuentras con una factura astronómica, que a veces asciende a cientos de dólares, incluso si el seguro cubre una parte del costo.
“En EE.UU., somos los únicos que dejamos que las compañías farmacéuticas fijen básicamente sus propios precios”, dijo a CNN Business Andrew Mulcahy, investigador principal de políticas de la Corporación RAND que se centra en los medicamentos con receta. Según los últimos datos disponibles de la OCDE, los estadounidenses gastan en promedio unos US$ 1.200 al año en medicamentos recetados, más que cualquier otro país.
Los altos precios de los medicamentos han sido un problema importante en Estados Unidos que el gobierno y los legisladores han tratado de resolver desde hace años. Pero esos esfuerzos han avanzado lentamente y con un éxito limitado, lo que ha llevado a las empresas privadas a intervenir para tratar de reducir la brecha.
Biden aboga por bajar costos de medicamentos 2:40
Una empresa con sede en Texas, financiada por el empresario multimillonario Mark Cuban, intenta resolver el problema en parte fabricando sus propios medicamentos. La empresa Mark Cuban Cost Plus Drug Company pretende prescindir de los numerosos intermediarios que intervienen en la venta de medicamentos genéricos, comprándolos directamente a las empresas farmacéuticas y vendiéndolos casi al precio de fábrica. También desarrolla una instalación en Dallas donde puede fabricar medicamentos desde cero, que se espera que abra el próximo año.
“Intentamos saltarnos a los intermediarios y a la cadena de suministro farmacéutica, tratando de evitar el cártel que infla los precios”, dijo el Dr. Alex Oshmyansky, fundador de la empresa. “Y trasladaremos el ahorro que supone eliminar al intermediario a los pacientes, a las personas que realmente lo necesitan al final del día”.
El primer producto de Cost Plus fue el albendazol, un medicamento antiparasitario utilizado para tratar las infecciones por anquilostoma. Al dirigirse directamente al fabricante, la empresa pudo reducir el precio del medicamento de US$ 225 a US$ 20 por tableta. Cost Plus dice que espera añadir más de 100 medicamentos adicionales para finales de 2021.
Cuban dijo a CNN Business en un correo electrónico que invirtió en Cost Plus “[porque] es obsceno lo mucho que las compañías farmacéuticas cobran de más por los medicamentos genéricos y cómo hacen todo lo posible para ocultar sus sobreprecios”. Añadir su propio nombre a la empresa fue un intento de concienciar a la población, añadió.
El objetivo, dijo, es “bajar los precios de tantos medicamentos genéricos como podamos y ser completamente transparentes al respecto para que la gente empiece a entender cómo funciona la industria [y] por qué la estamos transformando”.
Oshmyansky dijo que fundó Cost Plus hace unos seis años después de ver la controversia sobre el “Pharma Bro” Martin Shkreli, cuya decisión de aumentar el precio del medicamento contra el SIDA Daraprim, que salva vidas, de US$ 13,50 a US$ 750 en 2015, provocó una reacción pública masiva y en un momento Shkreli fue llamado el “hombre más odiado de Estados Unidos”.

“Yo era y sigo siendo un médico practicante y estaba bastante molesto por eso”, afirmó Oshmyansky. “Así que decidí salirme por la tangente [para] intentar arreglarlo”.
La controversia en torno a Shkreli puso de manifiesto otro gran problema de la industria farmacéutica estadounidense: los medicamentos de marca están esencialmente protegidos de la competencia durante 20 años una vez patentados.
“En el caso de los medicamentos de marca, donde no hay mucha competencia, no hay nada que mantenga los precios bajos”, señaló Mulcahy. “Y así se puede llegar a situaciones en las que los pacientes y sus aseguradoras están atados por miles, decenas de miles de dólares para algunos de estos costosos medicamentos especializados”.
Según una encuesta de 2019 realizada por la Kaiser Family Foundation, una organización sin ánimo de lucro dedicada a las políticas de salud, tres de cada 10 adultos informaron que no tomaban sus medicamentos según lo prescrito debido al costo.
Los grupos de la industria farmacéutica se han opuesto previamente a las restricciones en los precios de los medicamentos, diciendo que perjudicaría la innovación médica y las inversiones en investigación y desarrollo.
“Hay una razón importante para dar a las empresas la oportunidad de fijar los precios por encima de lo que les cuesta fabricar el medicamento y recuperar su inversión en investigación y desarrollo”, dijo Mulcahy. “Sin embargo, en algún momento esto tiene que terminar. Tenemos que entrar en un mundo donde haya más competencia y precios más bajos”.

Mientras tanto, empresas como BetterMed intervienen. La compañía ofrece préstamos con un interés del 0% para ayudar a los pacientes a cubrir los costos de los medicamentos y otros gastos médicos más amplios, permitiéndoles devolverlos hasta en 15 años. La empresa, que gana dinero cobrando una cuota a los médicos con los que trabaja, afirma que suele conceder préstamos de decenas de miles de dólares.
Mientras tanto, empresas como BetterMed están interviniendo. BetterMed ofrece préstamos con un interés del 0% para ayudar a los pacientes a cubrir los costes de los medicamentos y otros gastos médicos más amplios, permitiéndoles devolverlos hasta en 15 años. La empresa, que gana dinero cobrando una cuota a los médicos con los que trabaja, afirma que suele conceder préstamos de decenas de miles de dólares.
“Nos gustaría ayudar a la gente a conseguir que la atención médica sea accesible”, afirma Joseph Sussman, director de operaciones de BetterMed. “Pero nuestra esperanza es que, con el tiempo, quizá podamos ser un catalizador para que el sistema acabe cambiando, porque tal y como está ahora, este sistema es simplemente… insostenible. Se está encareciendo año tras año”.
El encuentro con otro gran problema del mercado de los medicamentos con receta llevó a Doug Hirsch a crear GoodRx hace aproximadamente una década.
Medicinas en EE.UU., ¿por qué tan caras y difíciles de regular? 4:42
“Tuve la experiencia de llevar una receta a una farmacia y el encargado de la misma me dijo que serían US$ 500, y yo no había hablado con mi médico al respecto. Me pareció un precio excesivo”, dijo Hirsch a CNN Business. “Así que devolví la receta y fui a otras farmacias, y encontré precios muy diferentes: US$ 250, US$ 400. Y pensé que tenía que haber una forma mejor. Si puedo comparar los precios de los viajes y los productos electrónicos, ¿por qué no puedo comparar los precios de la atención sanitaria?
Ahora, dice Hirsch, GoodRx ayuda a más de 20 millones de estadounidenses a ahorrar dinero en medicamentos recetados y atención sanitaria cada mes, y ha ahorrado a sus usuarios más de US$ 30.000 millones desde su creación.
“El reto de la asistencia sanitaria en este país es tan complicado y tan confuso que mucha gente no sabe qué hacer”, afirma. “Desde hace más de una década, la mayor parte de mis conversaciones con la gente consisten en mostrarles que hay una forma mejor que enseñar la tarjeta del seguro en la farmacia”.

Fuente

Opina sobre este artículo