Minsal y AstraZéneca cierran compra de vacunas por cuatro millones de dosis a US$ 4 cada una

53

El contrato de adquisición anticipada con el laboratorio tiene como objetivo asegurar la provisión de la futura vacuna contra el coronavirus en el país durante el primer semestre de 2021.

El detalle del contrato firmado el 19 de noviembre pasado entre el Ministerio de Salud y la multinacional AstraZeneca para la provisión anticipada de la vacuna contra el Covid-19, reveló uno de los datos más importantes en el marco de estos convenios: el precio al cual el gobierno está cerrando estas adquisiciones para asegurar el acceso a esa solución contra la enfermedad.Para el caso concreto del desarrollo que lleva a cabo el laboratorio con base en Inglaterra junto a la Universidad de Oxford, el acuerdo de compraventa corresponde a un total de 4 millones de dosis con un precio unitario de US$ 4 por unidad, lo cual arroja un costo global en torno a US$ 16 millones. Cabe recordar que el protocolo de esta iniciativa establece la administración de dos dosis por persona.
Asimismo, el documento –que está a proceso de toma de razón por la Contraloría- estipula que si durante la ejecución del contrato existan “previsiones razonables” de que el precio estimado exceda el valor estipulado hasta un máximo de 20%, una vez que el laboratorio comunique esta contingencia pactará luego con el Minsal una modalidad de incremento en el pago–el cual no deberá superar un tope de US$ 6 por dosis- o bien “otro mecanismo que provocará que AstraZeneca proporcione al comprador un número de dosis sin incurrir en una pérdida”, fórmula que podría incluir una disminución de la cantidad de unidades.
Las cláusulas generales incluyen un sistema de pago que consideran un 20% por adelantado –”no reembolsable a la fecha de entrada en vigencia del convenio”-, un 40% a la fecha de autorización de emergencia de la vacuna y el resto tras la confirmación de la primera entrega de las dosis.
El contrato de compraventa anticipada entre el Ministerio de Salud –representado por la subsecretaria Paula Daza- y AstraZeneca, tiene como objetivo asegurar la provisión de las dosis de durante el primer semestre de 2021.
El trámite de toma de razón del contrato tiene lugar en momentos en que esa compañía ya inició los preparativos del ensayo clínico de Fase 3 de su vacuna contra el Covid-19 en Chile, que tras recibir la aprobación de las autoridades locales a inicios de este mes ya inició el enrolamiento de los primeros voluntarios de un total de 3.000 personas que considera este proceso cuya implementación está desplegada en cuatro sedes.
De hecho, el equipo del Campus Norte de la Facultad de Medicina de la U. de Chile ya cuenta con los primeros 310 voluntarios -dentro de la meta total en torno a las 700 personas- y puso en marcha el proceso de inscripción vía web, tras lo cual se disponen a iniciar las primeras vacunaciones en los próximos días.
El ensayo clínico se realizará también en el Hospital Luis Calvo Mackenna, en un centro de salud en la ciudad de Quillota y en la Clínica Las Condes. Sin embargo, esta última institución decidió congelar su participación en el estudio hasta que AstraZeneca no establezca un mecanismo de garantía a todo evento para los voluntarios ante los eventuales cuadros clínicos o enfermedades estudio que puedan estar asociados a efectos de la vacuna contra el Covid. Asimismo, convocó a una junta de accionistas para pronunciarse sobre la ejecución de este proyecto y evaluar “los riesgos inherentes a la ejecución de dicho proyecto y la responsabilidad de la sociedad en esa materia”.

Fuente

Opina sobre este artículo