Mutua Madrid Open: Alcaraz, de cumpleaños con Nadal | Deportes

17


La pelota vuela en el servicio hasta los 217 km/h. Y tiene 17 años. ¡Vamos, Carlitooooos! ¡Dale, Charlieeeee! Se oye en la central de la Caja Mágica a media tarde, cuando el presente abre la puerta al futuro y Alcaraz, ese chico que viene fuerte y está en boca de todo el circuito, enseña maneras frente a Adrian Mannarino. El francés, 15 años mayor que él, 32-17 en ese apartado, se lleva la mano derecha a la frente y al final desiste; depone las armas porque el murciano, todo ímpetu, todo empuje, le arrolla a derechazos: 6-4 y 6-0, en 1h 12m.Más informaciónEs una puesta de largo arrolladora. Se trata de la primera vez que Alcaraz pone el pie en la arena de Madrid compitiendo en el cuadro principal del torneo. Es novel, pero el que por momentos parece el principiante es el galo, que sigue el centelleo de la bola del rival y recula sin parar. Está claro quién manda. El aficionado madrileño, no llegan a mil en una tarde en el que por la malla porosa de la Caja Mágica se filtra el fresquito, descubre rápidamente por qué se habla tanto del chico y por qué tiene tan buena pinta.Alcaraz ofrece argumentos desde el principio. El español arranca un break de entrada y enseña el puño. Aquí está él, tiene hambre, tiene fuerza y quiere dejar buen poso en el sitio al que venía cuando soñaba con estar ahí abajo. Ni pizca de rubor, ni de nerviosismo. O si existe va por dentro. Embiste una y otra vez para decantar el primer set con seguridad, y descarga una tormenta eléctrica en el segundo para deslavazar definitivamente al francés, el 34º del mundo.De momento, Alcaraz apenas está alzando el vuelo. Es su primer año de pleno en el circuito profesional, casi todo es novedoso para él. Descubre el nuevo mundo con naturalidad, pese a que empieza a convertirse ya en un reclamo. Su rostro figura en paneles, la ATP proyecta un activo de futuro y la organización del torneo recurre a él porque tiene tirón. El acné cubre sus mejillas, va ensanchando y su primer desfile triunfal en Madrid le guía directamente hacia donde tantas veces ha soñado: Rafael Nadal. “Yo quiero ser como él, pero hay que trabajar”, decía en 2016.El miércoles, día de su 18º cumpleaños, uno y otro se encontrarán en frente a frente. El balear tenía 18 años cuando se convirtió en el tenista más joven en ganar un partido en el torneo, entonces en el Rockódromo de la Casa de Campo, 19 de octubre, 2004, pista rápida. Davide Sanguinetti al otro lado. Ahora es Alcaraz, 3 de mayo, tierra, el que le da un bocado a la historia y se transforma en el vencedor más precoz. Será la primera vez entre los dos. “Lo tiene todo para triunfar”, le bendice el mallorquín. Y él sigue dando saltos, de estirón en estirón. Prudente y osado a la vez. Con él en la pista, todo sucede rápido y ocurren muchas cosas. La mayoría, verdaderamente buenas.Consulta todos los Resultados de la jornada / Orden de juego del martes.Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Fuente

Opina sobre este artículo