NSO rechazó acusaciones de espionaje con Pegasus y denunció campaña “calumniosa”

48

La empresa israelí NSO Group rechazó nuevamente la investigación que vincula a su software Pegasus con el espionaje a activistas, periodistas o políticos de varios países, entre ellos el mismo presidente francés, Emmanuel Macron, y denunció que hay “una campaña despiadada y calumniosa” en su contra.
“A la luz de la reciente campaña mediática planificada” por el consorcio de medios Forbidden Stories e “impulsada por grupos de interés especiales, y debido al total menosprecio de los hechos, NSO anunció que ya no responderá a las preguntas de los medios sobre esta cuestión”, declararon durante esta jornada en un comunicado.
NSO agregó que “no jugará” a lo que definió como “campaña despiadada y calumniosa”.
Según reveló una reciente investigación, hasta 50.000 números telefónicos podrían haber sido entregados a NSO para su posible espionaje a través del programa Pegasus, por parte de Gobiernos de una decena de países.
Al menos 1.000 contactos habrían sido identificados, entre ellos 65 altos cargos de empresas, 85 activistas de derechos humanos, 189 periodistas y más de 600 políticos, incluidos jefes de Estado y de Gobierno.
Sin embargo, durante esta jornada la empresa negó estas acusaciones y aseguró que “los números de esta lista no están relacionados” con NSO ni fueron “objetivos o posibles objetivos de Pegasus”.
“NSO investigará a fondo cualquier prueba creíble de uso indebido de sus tecnologías, como siempre ha hecho”, y retirará el sistema para los clientes que violen sus condiciones, añadió.

La empresa israelí alega que solo vende su servicio a Gobiernos o agencias de seguridad para combatir el terrorismo o el crimen organizado, pero ya fue acusada en el pasado de proporcionar su software espía a países con déficit democrático, los que lo utilizaron para perseguir a activistas o disidentes políticos.
En 2019 Pegasus fue acusado de facilitar el espionaje a 1.400 personas, entre ellas varios políticos catalanes, aprovechando una vulnerabilidad de WhatsApp para infiltrarse en los teléfonos.
Varios diputados israelíes intentaron prohibir los servicios de exportación para NSO en 2016. Se trata de un software que es considerado “armamento”, por lo que el Ministerio de Defensa de Israel debe supervisar y autorizar todas sus exportaciones.
Tras la última investigación que implica nuevamente a la compañía, el ministro de Defensa israelí, Beny Gantz, dijo que su Gobierno está revisando si se incumplieron las condiciones de exportación.
En tanto, según el periodista local Barak Ravid, el Ejecutivo israelí está creando un equipo especial para abordar la situación, que según altos cargos podría derivar en una crisis diplomática con consecuencias negativas para el país.

Fuente

Opina sobre este artículo