Nuevos testigos acusan al presidente de Perú de haber recibido coimas

5

Nuevos testigos, que aspiran a ser colaboradores eficaces de la Justicia, acusan al presidente peruano, Martín Vizcarra, de recibir al menos 1,3 millones de soles (unos 37 mil dólares) en coimas para favorecer a empresas en la adjudicación de obras públicas cuando era gobernador de la sureña provincia de Moquegua (2011-2014).
Así lo informan este domingo investigaciones de los diarios La República y El Comercio, quienes revelan que tres testigos, entre ellos un ex ministro del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski y muy próximo a Vizcarra, habrían declarado que el mandatario recibió pagos para facilitar la concesión de la construcción de un hospital.
Esos pagos, según los aspirantes a colaborador, figura legal peruana que se aplica a personas que confiesan delitos y que deben aportar información veraz y relevante sobre los casos por los que son investigados a cambio de beneficios legales, se hicieron en diversas ocasiones, en efectivo, e incluso cuando Vizcarra ya ejercía como vicepresidente y ministro de Vivienda de Kuczynski.
La acusación es paralela a otra que surgió la semana pasada, cuando otro aspirante a colaborador denunció que el presidente recibió un millón de soles (unos 280.000 dólares), también cuando era gobernador de Moquegua, para beneficiarlos en la adjudicación de una obra de irrigación en su provincia.
Declaración al fiscal
Los medios locales accedieron a las declaraciones que estos colaboradores prestaron al fiscal Germán Juárez, del equipo de la fiscalía que investiga el caso Lava Jato – Odebrecht- y el caso paralelo del “club de la construcción”, el consorcio de empresas constructoras que durante años se repartieron obras en Perú a cambio del pago de coimas a funcionarios públicos.
Según el relato de los diarios, Juárez recibió el testimonio de los candidatos a colaboradores – cuyo nombre no está permitido difundir legalmente, pero que se conoce que son altos directivos de dos empresas involucradas en el caso, uno de ellos el exministro amigo de Vizcarra- , quienes están investigados por su participación en el “club de la construcción”.
El caso
Según el relato, en 2013 dos consorcios se presentaron a concurso para construir un hospital en la región sureña, uno de ellos, “Consorcio Hospitalario Moquegua”, formado por las empresas ICCGSA e Incot.
El proceso de licitación y entrega de la buena pro de esta obra estaba en manos de la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops), organismo que se usa para estos casos precisamente para evitar actos de corrupción.
De hecho, fue Unops el organismo que otorgó la buena pro de ese proyecto, lo calificó, evaluó las propuestas y resolvió las consultas técnicas de las empresas.
Al parecer, a los pocos días de presentada la propuesta económica, Unops convocó a representantes del Consorcio Hospitalario Moquegua a una reunión en la que estaba presente Vizcarra.
Allí, Unops dijo que a pesar de que su oferta era la menor, tenían que ajustar el monto, lo que accedieron a realizar.
Ese emisario sería el ex ministro de Kuczynski amigo de Vizcarra.
El contrato se firmó en 2013 y a partir de entonces se sucedieron los pagos, a través del emisario e incluso al propio Vizcarra en mano en las oficinas de la constructora en Lima, según esas versiones.
Según El Comercio, los aspirantes a colaboradores de la Justicia habrían entregado al fiscal documentación para respaldar sus declaraciones.

Fuente

Opina sobre este artículo