pelea multitudinaria y dos jugadores buscándose fuera del campo

145


El Estadio Félix Capriles de Cochabamba se convirtió en el escenario de un espectáculo dantesco que pintó la cara al fútbol boliviano. A pocos minutos del final del partido entre el Jorge Wilstermann y el Bolívar, un enfrentamiento entre el argentino Marcos Riquelme y el brasileño Serginho desencadenó en una batalla campal.Lo que comenzó como un intercambio de provocaciones entre ambos acabó con múltiples jugadores participando de una tangana monumental. Minutos antes del altercado, Riquelme lanzó la pelota en la cabeza a Serginho y éste hizo algunos gestos que más tarde terminaron siendo el origen de la pelea de la que ahora se avergüenza la competición sudamericana.Los dos protagonistas principales de la trifulca fueron expulsados, pero no por ello pusieron fin a su enfrentamiento, ya que ambos quisieron terminar la pelea fuera del terreno de juego, obligando a varios compañeros a mediar como buenamente pudieron.

Fuente

Opina sobre este artículo