Presidente de la Comisión de DDHH del Senado por fuga de coronel (r) Walter Klug: “Se debe solicitar al gobierno argentino que no pueda salir a Europa”

53

“La fuga de Walter Klug hacia Argentina, demuestra y desnuda la fragilidad del sistema judicial chileno para perseguir violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad”, manifestó el senador Alejandro Navarro.
De acuerdo al presidente de la Comisión de DDHH del Senado, “Klug fue condenado el 2014 a 10 años y 1 día por la Corte Suprema, por su responsabilidad en la desaparición de 23 trabajadores de las centrales hidroeléctricas El Toro y El Abanico”.
“Y recién en el año 2020, se lo pudo extraditar desde Europa, tras haberse fugado años antes gracias a un pasaporte alemán. Pero ahora, pese a estar en prisión preventiva en Chile, ha vuelto a huir, esta vez hacia Argentina”, explicó el parlamentario.
“Claramente”, continuó, “se debe establecer una orden de captura internacional y solicitar formalmente al gobierno del Presidente Alberto Fernández, que no pueda salir de Argentina rumbo a Europa, donde busca la impunidad”.
“Pues aquí hay un grave error que debe ser evaluado y debe ser corregido. No permitamos la impunidad”, manifestó el senador progresista.
Alejandro Navarro finalizó señalando que, “Walter Klug, así como también otros jerarcas de Colonia Dignidad, se mantienen en absoluta impunidad, el sistema judicial ha fallado y no se ha cumplido el acuerdo con el gobierno alemán”.
“Creemos que hay desidia en el Gobierno de Chile, y falta de preocupación también en el gobierno de Alemania, para perseguir a estos criminales de la dictadura de Pinochet que deberían estar tras las rejas, cumpliendo penas por los atroces crímenes que cometieron, y no fugándose y viajando entre países, gracias al descuido de las autoridades”, sentenció el senador por la región del Biobío.
Vale consignar que la la ministra extraordinaria de causas de violaciones a los DD.HH. de la Corte de Apelaciones de Santiago, Paola Plaza, dictó una orden de captura internacional a la Interpol.

Fuente

Opina sobre este artículo