Regiones del centro del país concentran casi el 71% de la creación de empleo informal

20

En el último trimestre de 2020 se crearon 53 mil puestos de trabajos informales, lo que evidencia el menor dinamismo desde que se inició la fase de recuperación.

Con 53 mil nuevos empleos informales originados en el último trimestre de 2020 este segmento representó un 48,4% del total de trabajos creado en dicho período, con lo que evidenció un menor dinamismo frente al período previo cuando casi cuadruplicaron este valor acaparando el 75,6% del total creado.
Eso sí en el cuadro general de la recuperación del mercado laboral, la informalidad sigue empujando el carro siendo el 61,7% de los 953 mil plazas laborales creadas desde el momento más duro de la pandemia en mayo-julio del año pasado.
De acuerdo con las datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) publicados este miércoles, la tasa de ocupación informal en el último cuarto de 2020 se ubicó en 27%, registrando un alza de 0,3 puntos porcentuales respecto al periodo anterior.

En el último cuarto del año anterior, los nuevos puestos de trabajos informales originados trimestralmente los lideraron tres regiones que acaparan el 70,9% del total la Metropolitana, el Maule y Valparaíso.
Como contraparte, se encendió una alerta roja en Antofagasta y Coquimbo, en donde la creación empleo informal creció (1,5% y 5,9%, respectivamente), mientras que la formal retrocedió (0,1% y 1%, respectivamente).
Nota aparte son Biobío y Los Lagos, en donde mientras se destruyeron puestos de trabajos con una disminución de la ocupación total de 0,06% y 1,4%, los trabajos informales se empinaron 2,3% y 2%, respectivamente.
En tanto, un panorama más esperanzador en cuanto a una mejora en la calidad de empleo lo representan las regiones de Ñuble, Los Ríos y Libertador Bernardo O’Higgins, en donde cayó la informalidad dando paso a nuevas plazas laborales formales en el trimestre oct-diciembre. En estas zonas los ocupados formales crecieron 4,4%, 1,5% y 3,9%, respectivamente.

Por categoría de las nuevas ocupaciones desprovistas de protección social, es decir sin cotizaciones de salud y jubilación para el caso de quienes ejercen un trabaja bajo subordinación de un jefe subieron 4,6% en el caso de los privados, en tanto que los asalariados del sector público cayeron 2,3%.
En paralelo, quienes no tienen registro en Servicios de Impuestos Internos (SII) y ejercen como cuenta propia crecieron un 1,8%, en circunstancias que los que son empleadores disminuyeron 4,6%.

Fuente

Opina sobre este artículo