Salud mental en peligro: la pandemia que ya está aquí

11

Los medios hablan acerca del deterioro de la salud mental en Chile, el informe de Ipsos concluye que somos el segundo país en el mundo en el que se ha visto más deteriorada la salud mental. Un 56% de los chilenos señalan que esta se ha visto empeorada en el último año.
Esto no es sorpresa, es algo que hemos visto en cada uno de los Centros que trabajan en esta área. Es más, sabemos que una vez que se controle el COVID-19, tendremos que enfrentarnos a “la segunda ola” tal como nos plantea la OMS, la pandemia de la salud mental. Este aspecto es complicado, pues ya veníamos con una crisis en esta área, que se vio acrecentada por el estallido social en el 2019 y empeoró aún más con la pandemia durante el 2020 y 2021.
La crisis sanitaria no sólo nos ha impuesto el confinamiento, la sobredemanda tanto en el ámbito laboral, como en los quehaceres del hogar y el cuidado de los niños, sino que también nos ha puesto en una situación de incertidumbre, la cual el ser humano, desde su neurobiología, tolera muy mal.
Más la pérdida de control de situaciones que escapan de nuestra capacidad de decidir, dan como resultado ansiedad, angustia, miedo y muchas veces problemas de sueño; todo aquello que nos vuelve más propensos a generar cuadros depresivos, con las consecuencias que esto tiene. Sumemos a esto, la pérdida de nuestra rutina y la falta de redes de apoyo social, junto con el cansancio.
No es de extrañar entonces, que luego de más de un año en esta situación, hoy nos encontremos en un estado de fatiga pandémica.
Tampoco llama la atención que muchos chilenos, aun necesitando apoyo en el ámbito psicológico, no tengan acceso a ello. Si bien las consultas por salud mental han aumentado en el Centro en que dirijo, sabemos que hay una cifra negra muy importante de personas que no consultan pues hay dificultades en el acceso a este tipo de atención, ya sea por el costo de las mismas, las Isapres que no cubren estas prestaciones y muchos que no se sienten cómodos por la modalidad online.
Como consecuencias esto ha traído que las licencias por salud mental sean la primera causa de licencia médica en Chile y representan el 23% de las mismas.
Desde aquí, resulta imperante prepararse para lo que viene, aumentar el presupuesto destinado a Salud mental en Chile, que está muy por debajo del gasto en salud mental de los países de la OCDE (entre el 5% y el 18% del gasto en salud, mientras que en Chile el gasto representa cerca del 2,2%).
Si bien el gobierno ha anunciado un aumento para el 2021 y ha creado el programa SaludableMente, que sin duda ha sido un aporte a esta temática, esto no es suficiente. El acceso, la calidad y el financiamiento en salud mental debe ser la prioridad que debemos enfrentar una vez esté controlada la pandemia.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Fuente

Opina sobre este artículo