Sánchez centraliza en La Moncloa todo el control y el reparto de los fondos de la UE | Economía

58


Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, durante su comparecencia en La Moncloa el pasado domingo.Moncloa Palace / ReutersEl Gobierno ultima un decreto que marcará las pautas para la petición y concesión de proyectos que se puedan acoger a las ayudas europeas. Según un borrador del documento realizado por la vicepresidencia que dirige Carmen Calvo, adelantado por la Cadena SER y al que ha tenido acceso EL PAÍS, La Moncloa centralizará todo el control de los fondos. El Ejecutivo creará un nuevo organismo político de control, que liderará el propio presidente, en el que no estará el vicepresidente Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos. De hecho, de los 11 ministros que formarán ese nuevo órgano —la comisión para la recuperación— 10 son del sector socialista del Gobierno y solo una de Unidas Podemos, Yolanda Díaz, la responsable de Trabajo. Algo similar sucedió en el primer momento de la crisis del coronavirus, en la que Unidas Podemos quedó fuera de la gestión principal, aunque Iglesias se incorporó en la segunda etapa al corazón de las decisiones.La Moncloa ha diseñado una gobernanza en la que todos los caminos conducen al presidente y a su Gabinete, con Manuel de la Rocha, responsable de la oficina económica de Sánchez, como figura clave en todos los organismos que se crean. Además del control político absoluto de los 140.000 millones de euros que llegarán de la Unión Europea, el decreto marca también un cambio radical en los procesos administrativos para evitar que la burocracia impida ejecutar correctamente ese dinero, una de las mayores preocupaciones del Gobierno en las últimas semanas, cuando se ha discutido este proyecto. Otros países europeos, como Italia, han hecho pivotar este tipo de organismos alrededor de una figura independiente de prestigio, pero La Moncloa ha decidido que todo el control quede en manos del presidente y su equipo. El PP reclamó que este organismo dependiera del Congreso, pero el Gobierno señala que lo lógico es que el control esté en manos de los ministerios que son los que van a ejecutar el gasto y con la dirección política y la supervisión del propio Gabinete del presidente.Las decisiones colgarán de la Comisión Delegala de Asuntos Económicos, que preside Nadia Calviño, pero en el detalle del decreto queda claro que el control real recaerá en el equipo de Sánchez y el propio presidente, que se va a implicar a fondo en el proyecto clave del Ejecutivo para los próximos años. En el proceso se ha tratado de simplificar al máximo la burocracia de la Administración para agilizar la llegada de la ayuda a las empresas, a riesgo de perder mecanismos de control previos. En concreto, el texto recoge que se deberá dar respuesta en cinco días a los proyectos presentados.“Resulta preciso abordar una reforma estructural que modernice los procedimientos de ejecución presupuestaria, flexibilice los mecanismos de planificación, permita un buen seguimiento y una auditoría eficiente y única de los proyectos, tenga una aproximación plurianual coherente con la naturaleza de los proyectos de inversión, contemple el desarrollo de proyectos de carácter transnacional o de interés europeo y prevea nuevos mecanismos, como los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y la Transformación Económica (PERTE), para favorecer la colaboración público-privada en el ámbito de la ejecución de políticas públicas”, explica el documento.El texto crea una comisión para la Recuperación, Transformación y Resiliencia, de la que formarán parte 11 ministros. La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, presidirá esta comisión, según señala el texto, pero solo cuando no esté el presidente, que podrá participar cuando lo desee. Además estará la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; el ministro de Transportes, José Luis Ábalos; la ministra de Educación, Isabel Celaá; la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz; la ministra de Industria, Reyes Maroto; el ministro de Agricultura, Luis Planas; el ministro de Ciencia, Pedro Duque; el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.El Ejecutivo crea otro organismo nuevo, el comité técnico para el plan de recuperación, que estará aún más controlado directamente por el presidente y su equipo. El texto señala expresamente que “el departamente de asuntos económicos de la presidencia del Gobierno realizará el seguimiento del plan de recuperación con objeto de mantener informado de modo directo y continuo al presidente del Gobierno”. Este es por tanto el papel clave de De la Rocha, que ya ha lo ha tenido en los últimos meses, ya que es el interlocutor tanto con las instituciones europeas como con las autonomías, que según señaló el presidente controlarán al menos la mitad de todo este dinero. Este departamento creará además foros de alto nivel para asesorar al Gobierno en la ejecución del plan, un espacio para dar entrada a expertos y empresas. Además habrá un foro específico para que participen la patronal y los sindicatos, como se acordó la semana pasada en La Moncloa con ellos. Y también se creará una conferencia sectorial para dar participación en la gestión a las comunidades autónomas, claves en la ejecución del plan, y que estará presidida por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.Además, el Ejecutivo creará una ventanilla única para la presentación de los proyectos que quieran recibir ayuda de los fondos europeos. “Se prevé la creación de un portal web único del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia como instrumento capaz de centralizar y canalizar la distribución de toda la información sobre el mismo destinada a los distintos interesados y agentes relacionados con el mismo”, explica el documento. La idea es que se facilite así las solicitudes sin que haya diferentes puertas de entrada que pueda demorar la tramitación de las mismas.

Fuente

Opina sobre este artículo