Sindicatos de Metro denuncian 400 despidos de cajeras que se suman a las más de 1.500 desvinculaciones de 2020

18

Dirigentes de seis sindicatos de planta y subcontrato de Metro llegaron hasta estación Plaza de Armas para denunciar los más de 400 despidos de cajeros y cajeras que se realizarán tras desestimarse la licitación por el servicio de boletería que entregaba hasta ahora la empresa subcontratista ECM. La situación se suma a los masivos despidos ocurridos en 2020, año en que se desvinculó, por motivo de la pandemia, a cerca de 1.500 personas. De ellas, 600 pertenecían al personal de aseo.
Tras cinco años de mantención del servicio de boletería por parte de la empresa contratista ECM y renovaciones sin necesidad de licitaciones previas, Metro de Santiago licitó los servicios de cajeros/as que fueron finalmente adjudicados por dos empresas externas que actualmente ya entregan dichos servicios a Metro en otras líneas de la red.
Estas empresas son GSI y EME. Ambas sostendrán el servicio de boletería, razón por la que deberán aumentar su dotación de trabajadores. Sin embargo, no existe obligación alguna de su parte para recontratar al personal de ECM desvinculado.
Es por esto que las y los dirigentes exigieron a la empresa mandante, Metro de Santiago, que se haga cargo de las 410 personas en total que quedan sin fuente laboral. Explicaron que entre las y los afectados se cuentan mayoritariamente mujeres jefas de hogar y personas de la tercera edad.
Los dirigentes criticaron directamente al presidente del directorio de Metro, Louis de Grange, por desarrollar este proceso de licitación en medio de la pandemia y la profunda crisis económica que vive el país. Requirieron que sea la administración que entregue las facilidades y mediación necesaria para que las y los trabajadores afectados sean incorporados a las empresas que se adjudicaron el servicio.
El presidente de la Federación de Sindicatos de Metro, Eric Campos, explicó que continuarán manifestándose y que pronostican nuevas movilizaciones durante la próxima semana.
“El domingo se van a reunir en una asamblea y van a definir las propias trabajadoras de la boletería qué tipo de movilización van a realizar la próxima semana. Lo importante es notificar a la administración de la empresa, que esta situación no la vamos a aceptar desde la Federación de Sindicatos de Metro y es por eso que estamos con toda la unidad posible con todos los dirigentes de planta y subcontrato”, indicó Campos.
“A partir del 13 de febrero se va a consumar una verdadera tragedia, 400 familias quedan sin sustento, en su mayoría mujeres jefas de hogar y personas de tercera edad. Nos parece que no es aceptable que la actual administración de Metro y la Ministra de Transporte no sientan solidaridad con estas trabajadoras”, añadió.

Fuente

Opina sobre este artículo